28/11/2017

Tratamiento del pénfigo foliáceo felino

Las enfermedades dermatológicas autoinmunes son relativamente raras en los gatos. El pénfigo foliáceo es la más común de todas, en la que los autoanticuerpos son responsables de destruir las proteínas que unen las células epidérmicas. 

El mecanismo patológico asociado con las lesiones de Pénfigo Foliáceo no se ha dilucidado en el gato tan definitivamente como se ha hecho en el perro, pero se supone que es similar. Los autoanticuerpos (generalmente IgG) producidos por el animal se unen a la desmogleína 1, una molécula de adhesión intracelular que, en asociación con la placoglobina, una proteína de la placa desmosomal, normalmente une los queratinocitos en la epidermis superficial. El detonante para el desarrollo de autoanticuerpos en el animal afectado a menudo se desconoce; puede incluir medicamentos, toxinas, alergias o incluso estrés emocional, como ocurre en humanos.

En general, las lesiones primarias de Pénfigo Foliáceo son pústulas cubiertas total o parcialmente por costras. Las pústulas se inician en los espacios subcorneales dentro de la epidermis que se abren por la ruptura de la adhesión normal entre los queratinocitos, y luego estos espacios se llenan de neutrófilos, que son atraídos a los sitios por los mediadores inflamatorios. Las lesiones de Pénfigo Foliáceo son variablemente pruriginosas y / o dolorosas, y puede haber infección bacteriana secundaria debido a la alteración de la barrera epidérmica. Las áreas del cuerpo más afectadas inicialmente incluyen la cabeza (ojos, áreas perioculares, orejas, nariz, mentón, labios y / o planum nasale) y las patas (lechos ungueales y almohadillas para las patas). La enfermedad puede extenderse eventual a otras partes del cuerpo. Como una enfermedad autoinmune, el pénfigo foiáceo puede ser manejado exitosamente pero no curado, y el mejor resultado posible es la remisión, ya que siempre es posible que la enfermedad pueda recrudecerse en el futuro. Muchos gatos con esta enfermedad requieren una terapia inmunosupresora de por vida.

Se han avanzado varios tratamientos para pacientes felinos con Pénfigo Foliáceo. En general, los glucocorticoides se consideran el tratamiento de elección para esta enfermedad debido a sus propiedades inmunosupresoras. La prednisolona es preferible a la prednisona en los gatos, ya que la prednisolona oral tiene una farmacocinética más favorable en los gatos que la prednisona. Si hay una respuesta deficiente a la prednisolona, ​​se puede emplear triamcinolona o dexametasona, pero estos agentes son significativamente más potentes que la prednisolona y deben usarse con cuidado. El clorambucil también se usa a veces como un agente único en lugar de los glucocorticoides, o junto con ellos en un protocolo de preservación de glucocorticoides. Otros agentes menos comúnmente utilizados incluyen ciclosporina (puede usarse junto con glucocorticoides), ciclofosfamida (que probablemente no ofrece ventajas sobre el clorambucil) y sales de oro (crisototerapia); todos estos están asociados con efectos secundarios significativos.

Este artículo expone los resultados de un estudio retrospectivo de los registros de 37 gatos derivados a la consulta de dermatología veterinaria entre los años de 1995 y 2013. Todos los gatos fueron tratados con monoterapia con prednisolona. La histopatología se utilizó para confirmar el diagnóstico de pénfigo foliáceo en 23/37 de los pacientes, mientras que en 14/37 se utilizó una combinación de hallazgos citológicos, antecedentes, signos clínicos y respuesta al tratamiento para realizar el diagnóstico. Estudios previos habían informado que la remisión de la enfermedad podía inducirse con dosis de prednisolona de 4-6,6 mg/kg /día, y era el objetivo de los autores determinar si dosis más bajas de prednisolona en monoterapia podían dar el mismo resultado.

La remisión completa de los signos de péfigo foliáceo dentro de las 8 semanas de iniciado el tratamiento con una dosis de inducción media de 2 mg/kg de prednisolona diaria se logró en 36/37 (97%) de los pacientes. La mayoría de los pacientes (33/37; 89%) lograron la remisión en 4 semanas o menos. Treinta de los 37 pacientes requirieron que la terapia de mantenimiento con prednisolona permaneciera, mientras que 7 estaban libres de medicación al final del estudio. El sesenta y siete por ciento de los gatos que continuaron requiriendo medicamentos fueron controlados con monoterapia con prednisolona. La dosis de mantenimiento de prednisolona fue de 1,2 mg/kg /semana.

Los autores especulan que en los animales que demuestran resistencia al tratamiento, el estrés emocional puede jugar un papel como lo hace en los humanos, pero esta asociación no se ha investigado en animales. Los medicamentos ansiolíticos a veces se usan en el tratamiento adyuvante de personas con pénfigo foliáceo.

Después de alcanzar la remisión completa, 25 de los 37 gatos con pénfigo foliáceo recayeron, por lo general dentro de los 6 meses o menos desde el momento del diagnóstico inicial, mientras que la medicación estaba disminuyendo. Los efectos adversos informados de la monoterapia con prednisolona fueron poco frecuentes. Los autores concluyen que la prednisolona a 2 mg/kg/día es efectiva para inducir la remisión en casi todos los gatos con pénfigo foliáceo, y en un pequeño número, esta remisión puede ser permanente.

Lee el artículo completo

Use of prednisolone as monotherapy in the treatment of feline pemphigus foliaceus: a retrospective study of 37 cats.

Simpson DL, Burton GG.

 

Palabras clave: Pénfigo foliáceo; Gatos; Tratamiento

Categorías: Ultimas publicaciones,Sector veterinario,Asistentes veterinarios

Comentarios (0)

Los comentarios emitidos serán publicados tan pronto como sean aprobados por el moderador, que se reserva el derecho de eliminar cualquier texto que se pueda considerar ofensivo, en la forma o en el fondo. Hay muchas formas de expresar una opinión o de realizar un comentario. Muchas gracias.

Añadir un comentario:

Nombre (requerido)

Email (requerido)

Comentarios (requerido)

Enviar