30/7/2018

Cómo actuar ante un golpe de calor

Aunque en primavera o en verano es cuando más frecuentemente puede ocurrir el golpe de calor en nuestros perros, hay una actuación que indefectiblemente provocará esa situación, dejar a nuestro animal solo dentro del coche aparcado.

Si en cualquier momento del año es grave, en verano, esta situación se convierte en crítica. Hay un montón de videos en internet donde podréis ver como se cocina una pizza dentro de un coche aparcado al sol. Ahora imaginad lo que le puede ocurrir a tu mascota que no está hecha de mozzarella, tomate y pepperoni.

Los perros carecen de glándulas sudoríparas en su cuerpo y sólo pueden regular su temperatura corporal mediante el jadeo y por el sudor que eliminan por las almohadillas plantares. En días de calor intenso vemos que a veces estos mecanismos son insuficientes y el animal se expone a sufrir un golpe de calor, un trastorno grave que puede llegar a ser mortal si no lo tratamos. En estos casos es más importante prevenir que curar.

De todas formas, vamos a ver la sintomatología de un golpe de calor:

  • Si la temperatura normal de un perro varía entre 38ºC y 39ºC, en el golpe de calor ésta sobrepasa los 42ºC
  • Aumenta la respiración y la frecuencia cardiaca que a la vez se van haciendo fatigosas
  • Debido a la falta de oxigenación, la piel empieza a tomar un tono azulado, es lo que conocemos como cianosis
  • El animal pierde sales y azúcares
  • Aparecen petequias
  • Aparecen hemorragias, insuficiencia renal y hepática
  • Edema cerebral y fallo multiorgánico

 

Ante la aparición de estos síntomas has de llevarle rápidamente al veterinario, aplicándole unos primeros auxilios mientras llegas a la consulta del clínico.

 

Lo esencial es bajarle la temperatura corporal como sea. Hemos de refrescar a nuestro animal con agua, pero que no esté helada, ya que se produciría una vasoconstricción periférica y dejaría de disiparse el calor de dentro del cuerpo.

Podemos poner una bolsa con hielo en su cabeza, darle a lamer cubitos de hielo y ofrecerle agua para que pueda beber evitando así la deshidratación.

Lo que no tenemos que hacer es taparlo con toallas, porque lo que tratamos es de que el calor salga, no que se mantenga dentro.

De todas maneras hay que acudir con presteza al Centro Veterinario para que le realicen todo tipo de pruebas que nos aseguren de que animal no ha sufrido daño interior

 

Palabras clave: Golpe de calor, perro

Categorías: Sector veterinario,Asistentes veterinarios

Comentarios (0)

Los comentarios emitidos serán publicados tan pronto como sean aprobados por el moderador, que se reserva el derecho de eliminar cualquier texto que se pueda considerar ofensivo, en la forma o en el fondo. Hay muchas formas de expresar una opinión o de realizar un comentario. Muchas gracias.

Añadir un comentario:

Nombre (requerido)

Email (requerido)

Comentarios (requerido)

Enviar