30/7/2018

La vuelta del capitán Ahab

En el año del señor de 2018 en un entorno dominado por los LEDs, ya no es necesario utilizar un aceite que no produzca humo para llenar los candiles como medio de iluminación.

La moda femenina de París, Nueva York o Madrid con tejidos sueltos y libertad de formas no requiere el uso de materiales laminados flexibles de origen animal que ayuden a construir estructuras rígidas donde embutir al cuerpo femenino.

Entonces, si no necesitamos su aceite para las lámparas ni sus láminas filtradoras bucales para los corsés, ¿Por qué se sigue matando al animal más grande que jamás ha existido sobre la faz de la Tierra?

Balleneros islandeses han roto el pasado 7 de julio un registro que tenía ya 40 años, al matar a uno de los pocos ejemplares existentes de la subespecie ártica de la Ballena azul (Balaenoptera musculus). Hasta ahora, la última ballena azul fue muerta por balleneros españoles y procesada en una factoría en Corcubión, al lado de Finisterre en 1978.

La caza de la ballena azul había estado y está prohibida desde entonces. Toda la controversia surje sobre si el especimen en cuestión es una rorcual azul, una rorcual común muy grande o un híbrido de ambas especies y si las pruebas de tejido exculpatorias que han aportado los islandenses se corresponden de verdad con las del animal cazado o proceden de muestras congeladas de cuando la caza de las azules estaba permitida.

http://www.elmundo.es/ciencia-y-salud/ciencia/2018/07/30/5b5b2da4268e3e770b8b45f4.html

 

Palabras clave: Caza, ballena azul

Categorías: Exóticos,Investigación,Sector veterinario,Asistentes veterinarios,Naturaleza/Medioambiente/Ciencia

Comentarios (0)

Los comentarios emitidos serán publicados tan pronto como sean aprobados por el moderador, que se reserva el derecho de eliminar cualquier texto que se pueda considerar ofensivo, en la forma o en el fondo. Hay muchas formas de expresar una opinión o de realizar un comentario. Muchas gracias.

Añadir un comentario:

Nombre (requerido)

Email (requerido)

Comentarios (requerido)

Enviar