Intoxicación por Melia Azedarach en perros. A propósito de un caso clínico

Resumen

La intoxicación por Melia azedarach (MA) en perros está poco descrita en la literatura veterinaria a pesar de ser una especie arbórea cada vez más frecuente en los parques, jardines y paseos. 

Se describe un caso clínico de intoxicación de drupas de MA en un cachorro de tres meses, su sintomatología, tratamiento y evolución. 

En el caso de nuestro paciente, la eliminación mediante el vómito espontáneo de las drupas, fue un factor determinante para su evolución favorable. 

El pronóstico está relacionado con la cantidad ingerida y su eliminación temprana 

Introducción

El Melia azedarach (MA) llamado también Cianamomo, árbol del Paraiso, China Berry tree, Persian Liliac Tree, es una especie arbórea del Género Melia y de la Familia Meliaceae originario de China Occidental e India. Se utiliza en jardinería como árbol de sombra y por su abundante y aromática floración. Su fruto es una drupa de un centímetro de diámetro y forma globosa de color verde-amarillo, con cubierta dura. Posee unas toxinas denominadas neurotoxitetranortriterpenos de clase limonoide conocidos como meliatoxinas A1, A2, B1 y B2 ,1 que actúan como enterotoxinas y neurotoxinas y que se han utilizado en la medicina tradicional china tanto oral como tópicamente, por sus propiedades antiparasitarias y antifúngicas y también como antipirético, para el asma y tratamiento de eczemas y lepra.2 Estas meliatoxinas, son motivo en la actualidad de diversos estudios científicos orientados a sus propiedades anticancerígenas3 y antidiabéticas4. La mayoría de estas toxinas se concentran en el fruto o drupa de la planta. 

Su toxicidad se ha descrito en la literatura veterinaria, más frecuentemente en ganado bovino y porcino, produciendo síntomas neurológicos y muerte en la mayoría de los casos. 

La intoxicación en perros está poco descrita, produciendo síntomas gastrointestinales y neurológicos. El mismo cuadro clínico se ha descrito en personas, aunque en estas últimas ocasionalmente se han observado también síntomas cardiovasculares (arritmias, taquicardia e hipotensión) y respiratorios (disnea, cianosis y depresión respiratoria).5

Sus efectos sobre el Sistema Nervioso Central (SNC) no son diferentes a los de la nicotina, produciendo inicialmente una estimulación del simpático y parasimpático seguido de una despolarización completa y bloqueo ganglionar. Los efectos a nivel gastrointestinal están asociados a irritación local e inflamación.2

Los síntomas en los perros comienzan a las 2 o 4 horas de la ingestión, y son similares a los observados en humana. Inicialmente presentan náuseas, vómitos, constipación o diarrea a veces con sangre y en ocasiones se complica con síntomas neurológicos: depresión o excitación, convulsiones, pulso débil, disnea, paresia, coma y muerte.2

En el presente artículo describimos un caso de intoxicación por MA, el tratamiento sintomático y los cambios aparecidos a nivel laboratorial.  

Descripción caso clínico

Imagen 1: fruto.

Se presenta a consulta un cachorro de raza Border Collie macho, de 3 meses de edad, con un cuadro de vómitos agudos, de ocho horas de evolución. La tarde anterior había estado en un parque y le habían visto jugar con los frutos de uno de los árboles. Los propietarios traían una muestra de los frutos ingeridos y que había expulsado en los vómitos, (Imagen 1) comentando que había podido vomitar entre cuatro y cinco de estos.

Pedimos a los propietarios una fotografía del árbol y junto con los frutos, se realizó la consulta a un botánico que confirmó que procedían del árbol denominado Melia azedarach. 

A la exploración se encontraba apático, su condición corporal era de 4/9, afebril, mucosas rosas, abdomen blando y depresible, latidos por minuto 124, respiraciones por minuto 28, y auscultación cardiopulmonar normal. Se le realizó un hemograma, bioquímica, analítica de orina, radiografía latero-lateral de abdomen. En el hemograma presentaba una anemia leve, con un volumen corpuscular medio (VCM) en valores de referencia, observando en el frotis sanguíneo, la presencia de microesferocitos (Imagen 2 y 3) y en la bioquímica hipofosfatemia, hiperglucemia leve sin glucosuria, albúmina en el límite inferior. La orina presentaba una densidad baja de 1017 y un pH de 8. 

Imagen 2: Frotis 1 de Sauron; microesferocitos (eritrocitos de menor tamaño y sin palidez central).
Imagen 3: Frotis 1 ampliado de Sauron.

La radiografía de abdomen mostraba la presencia de abundantes estructuras radiopacas de pequeño tamaño a lo largo del intestino compatible con la ingestión de tierra sin provocar cuadro obstructivo. No se observó imagen compatible con la presencia de ningún fruto a lo largo del todo el tracto digestivo. (Imagen 4)

Imagen 4: Radiografía del abdomen de Sauron.

Se hospitalizó con fluidoterapia NaCl 0,9% (FisioVet® BBraun VetCare) y maropitant (Cerenia®  Zoetis) y la evolución fue favorable dándole de alta a las 12 horas de ingreso, pautado dieta de bajo residuo con proteína hidrolizada, junto con carbón activo (Carbodote® Ecuphar Veterinaria).

Imagen 5: Anisocoria de Sauron.

A las 48 horas mostró una anisocoria transitoria de 30 minutos de duración en su domicilio y que remitió de manera espontánea. (Imagen 5)

A la semana se repitió el hemograma manteniéndose el hematocrito por debajo de los valores normales, pero el VCM estaba más elevado y el frotis mostraba policromasia indicadora de regeneración (imagen 6 y 7). Los valores de fósforo se habían normalizado, y la orina tenía una densidad normal y un pH de 7. Se mantuvo con la misma dieta de proteína hidrolizada en seco, ya que al administrar su alimento habitual había tenido diarrea. 

A las tres semanas el paciente se encontraba clínicamente bien, se repitió el hemograma de control, el hematocrito continuaba algo bajo y actualmente la evolución es favorable pendiente de monitorización trimestral.

Imagen 6: frotis se Sauron.
Imagen 7: frotis se Sauron ampliado.

Discusión

Imagen 8: Ejemplar de M. azedarach en la calle Serrano de Madrid.

El MA es un árbol caducifolio de crecimiento rápido y valor ornamental que se encuentra en muchos parques y zonas de paseo de la geografía española, más en el área mediterránea, ya que se adapta bien a todo tipo de terreno. (Imagen 8) Sus frutos caen al suelo en grandes cantidades resultando atractivos tanto para perros cómo para niños. (Imagen 9) Es muy resistente al ataque de insectos y otros organismos patógenos ligado al hecho de que presenta diversos principios con efecto plaguicida.
Sin embargo, continúan desconociéndose los responsables exactos de su toxicidad y mecanismos de acción específica.

Imagen 9: Drupas caidas del mismo árbol.

Aunque se conoce sus efectos tóxicos, no existe una legislación al respecto de lo que se puede plantar o no en estas zonas.6 A pesar de ello, no hemos encontrado en la bibliografía muchos casos de intoxicaciones descritos en perros y niños y si más en ganado. 

Todas las partes del árbol son tóxicas, pero esta toxicidad es mayor en la pulpa de los frutos o drupas, las cuales contienen altas concentraciones de meliatoxina y otros tetranotriterpenos limonoides además de resinas, saponinas, esteroides y taninos1. En la literatura médica china, de donde el árbol es originario, la intoxicación humana es muy común ya que lo toman en forma de infusiones y aunque no se ha establecido su dosis letal, indican que la dosis tóxica ocurre si se ingieren de seis a nueve drupas, treinta o cuarenta semillas o cuatrocientos gramos de corteza de árbol.5 Curiosamente, algunos estudios indican que su toxicidad presenta gran variabilidad según el área en que se encuentre o estado de crecimiento, pudiendo estar ausente en algunas plantas.6

En medicina veterinaria, la dosis tóxica para pequeños animales no está descrita, ya que no existen estudios toxicocinéticos de envenenamiento por frutos de MA en animales2. La información del cuadro clínico sugiere que la absorción del tóxico se produce rápidamente tras la ingestión ya que los síntomas aparecen a la 1-2 horas. 

En algunos casos, animales que ingieren alguna parte de esta planta, permanecen asintomáticos o solo presentan signos gastrointestinales moderados y transitorios. Sin embargo, otros pueden desarrollar procesos clínicos severos en función de la cantidad de planta, la parte ingerida, o el estado de desarrollo de la misma. En casos leves los síntomas se reducen a náuseas, vómitos y diarreas más o menos severas. Los signos neurológicos incluyen, depresión, ataxia, paresia, convulsiones, coma y muerte. En ocasiones aparece distréss respiratorio y colapso circulatorio2. En el caso de nuestro paciente, la gravedad del cuadro clínico no fue tan severo, pensamos que debido a que vómito la totalidad de las drupas ingeridas en un corto espacio de tiempo. A las 48 horas presentó una anisocoria que resolvió de manera espontánea, y aunque podemos sospechar que se trate de un signo neurológico relacionado con el cuadro de intoxicación por MA no podemos demostrarlo. 

En la analítica de nuestro paciente se encontró una anemia leve con un VCM en valores normales de referencia y en el examen del frotis se observó esferocitos de pequeño tamaño. Además, la bioquímica reveló una hipofosfatemia severa que resolvió a los cuatro días. No podemos relacionar estos hallazgos con la intoxicación por MA ya que no se encuentra descrito en la literatura consultada en ninguno de los casos. En cuanto a la orina presentaba una densidad baja de 1017 y pH de 8. En un artículo del año 2015 se describe un cuadro de intoxicación por MA en bovinos donde las muestras de orina presentaban también bajas densidades y pH de 8, por lo que en este caso si podemos establecer una relación clara entre los hallazgos analíticos de la orina y la intoxicación.7

En ese mismo artículo, los resultados de las analíticas realizadas a los bovinos, revelaban una leucocitosis con neutrofilia, elevación de enzimas hepáticas y creatininfosfokinasa (CPK). En los resultados de necropsia se observó una necrosis linfocitaria en las placas de Peyer, en linfocitos de la pulpa blanca del bazo, folículos linfoides del linfonódulo mesentérico y tejido linfoide asociados a bronquios7. 

En la necropsia de perros que murieron de forma aguda por intoxicación por MA mostraban únicamente una gran irritación intestinal y en los casos en que sobrevivieron unos días más, se observó degeneración grasa e hiperemia a nivel hepatorrenal y líquido libre serosanguinolento.2

Actualmente no se dispone de evidencia científica sobre el valor diagnóstico ni pronóstico de la determinación de limonoides séricos y/o urinarios ni tampoco se han descrito efectos a largo plazo de esta exposición. No se dispone de antídotos específicos recomendándose tratamiento sintomático.2

En un caso de intoxicación por MA en un perro publicado en el año 2010, el paciente ingresó con un cuadro de tremores, y dolor abdominal, y en ausencia de un claro diagnóstico se le pauto un tratamiento sintomático con aceite de parafina (Hodernal. Lab Rottapharm) y carprofeno (Rymadil. Zoetis) sin mejoría clínica. Comenzó con signos neurológicos más severos de ataxia y paresia de miembros posteriores por lo que se decidió realizar una laparotomía y posterior enterotomía para la extracción de los frutos ingeridos, mejorando el cuadro clínico del paciente tras la eliminación de las mismos, aunque la recuperación completa de los síntomas neurológicos, principalmente ataxia, fue a los dos meses.2 

Otra publicación del año 1997 de intoxicación por MA en dos perros, ninguno sobrevivió más de 36 horas a pesar del tratamiento sintomático agresivo y en ninguno de los casos se llevó a cabo la eliminación de los frutos del intestino.8

 En el caso de nuestro paciente, se le administró maropitant intravenoso y suero fisiológico respondiendo favorablemente, posiblemente por la ausencia de las drupas en el tubo digestivo. Se pauto también carbón activo para evitar al máximo la absorción del tóxico a nivel intestinal. 

Conclusiones

La intoxicación por frutos de MA es algo a tener en cuenta en nuestros pacientes debido a la presencia de estos árboles en nuestros parques y jardines. 

Los signos clínicos descritos principalmente son gastrointestinales y neurológicos.

El pronóstico de la intoxicación por MA está relacionado con la cantidad de drupas y el tiempo que ha transcurrido desde su ingestión, empeorando si aparecen signos neurológicos. Parece que la eliminación de las drupas es importante a la hora de mejorar la supervivencia de los pacientes, por tanto, la atención inmediata o bien provocando el vómito en el caso de que los frutos se encuentren a nivel gástrico o bien su eliminación quirúrgica si está presentes a nivel intestinal mejoraría el pronóstico. 

Agradecimientos

Onkos, CIAB Centro de Investigación y Análisis Biológicos, Histovet.

Conflicto de intereses

Los autores declaran que no existe conflicto de intereses. 

 

Arantxa Cascallar Pasqual del Pobil y Laura Carrascosa de Lome

Centros Veterinarios Vets&company

C/Oña 99/Av de Ramón y Cajal 69

consulta@vetsandcompany.es

Bibliografía

  1. 1.Botha CJ, Penrith ML. Potetial plant poisonings in dogs and cats in southern Africa. JS Afr Vet Asoc. 2009Jun;80(2):63-74
  2. Ferreiro D., Orozco J.P., Mirón C, real T., Hernández-Moreno D., Soler F., Pérez-López M. Chinaberry (Melia azedarach) Poisoning in Dog: A Case Report. Top Companion Anim med. 2010 Feb,25 (1):64-7.
  3. Zhou F, Ma XH, Li ZJ, Li W, Zheng WM, Wang ZB, Zeng XM, Sun KH, Zhang YH. Four new TirucallaneTripterpenoids from the Fruits oj Melia azedarach and Their Cytotoxic Activitis. Chem Biodivers. 2016 Dec; 13(12):1738-1746. 3. 3 .
  4. Khan MF, Rawat AK, Pawar B, Gautam S, Srivastva AK, Negi DS. Bioactivity-guided chemicalanalysis of Meliaazedarach L. (Meliaceae), displaying antidiabetic. Fitoterapia 2014 Oct;98:98-103.
  5. Phua DH, Tsai WJ, Ger J, Deng JF, Yang CC. Human melia azedarach poisoning. Clin Toxicol (Phila). 2008 Dec;46(10):1067-70.
  6. Giménez N, Guitart R. Melia azedarach as an example of avoidable accidental poisoning. Med. Clin (Barc) 2011 oct 22;137(11): 519-20.
  7. Fazzio, L.E:, Costa,E.F., Streitenberger, N, Pintos, M.E.,Quiroga,M.A. Intoxicación accidental por paraíso (Melia azedarach)en bovinos. Rev vet. 2015 26 (1):54-58. 
  8. Hare WR, Schutzman H, Lee BR, Knight MW. Chinaberry poisoning in two dogs. J Am Vet med Assoc. 1997 Jun1;2010 (11);1638-40.
  9. Zhou H, Hamazaki A, Fontana JD, Takahashi H, Wandscheer CB, Fukuyama Y. Cytotoxic limonoides from Brazilian Melia Azedarach. Hem Pharm Bull (Tokyo). 2005Oct;53(10):1362-5
  10. Cornelio VE, Forim MR, Perlatti B, Fernandes JB, Vieira PC, Napolitano, MP, YostRA, da Silva MF. Indentificationof Meliatoxins in Meliaazedarach Extracts Using Mass Spectrometry for Quality Control. Plantamed. 2017Feb;83(3-04):312-317.

👉🏼 Publicado en Centro Veterinario, nº 90.