Reacción adversa al Mitimazol y tratamiento definitivo con IODO 131 en una gata con Hipertiroidismo

Se presenta una gata sénior con historial de adelgazamiento de varios meses de duración con apetito mantenido, PU/PD y agresividad. Mediante la determinación de T4 total se diagnostica hipertiroidismo. Inicialmente los cuidadores prefieren terapia médica pero debido a la aparición de efectos secundarios deciden tratar con iodo radiactivo (I131) con remisión de signos clínicos y recuperación de la condición corporal.

Introducción

En el 98% de los casos de hipertiroidismo se produce una hiperplasia adenomatosa de la glándula con excesiva circulación de hormonas tiroideas, tiroxina(T4) y triiodotironina(T3). El 2% de los casos son carcinomas. En el 70% están afectados ambos lóbulos tiroideos. Las células foliculares presentan autonomía para multiplicarse y secretar hormonas independientemente de la TSH1,2,3.

Los signos clínicos más frecuentes son pérdida de peso (95%)1,3,4con apetito aumentado (Tabla 1)2.

Las pruebas diagnósticas incluyen hemograma, bioquímicas, hormonas tiroideas, urianálisis, palpación de nódulos tiroideos, toma de presión arterial y pruebas complementarias como radiografía torácica, ecografía y ecocardiografía. La gammagrafía (escintigrafía) se basa en la captación de radionucleidos para obtener información anatómica y funcional del tejido tiroideo, determinar si están afectados uno o dos lóbulos, detectar y localizar tejido ectópico o metástasis, diferenciar patrones compatibles con malignidad, diagnosticar hipertiroidismo leve u oculto y calcular la dosis, evaluar la eficacia de la terapia  y el tejido residual después del tratamiento con I131 (5,1,6,7)

Leer trabajo completo 👉🏼 aquí

Reacción adversa al Mitimazol y tratamiento definitivo con IODO 131 en una gata con Hipertiroidismo