Alimentación de las psitácidas

Publicado en AV79

Alimentación de las psitácidas

Maripi Lanzarot, DVM, PhD

Hospital Veterinario Gwana Vet

Las psitácidas son una familia de aves muy amplia que se caracterizan por presentar un pico curvo especial y adaptado a su dieta, así como patas prensiles con los dedos opuestos dos a dos (zigodáctilos).

 

Entre las psitácidas existe una gran diversidad de tamaños, desde las más grandes, como guacamayos o cacatúas, hasta los pequeños periquitos y agapornis. No todas las especies son fáciles de mantener adecuadamente y algunas de ellas presentan requerimientos muy especiales de alimentación que no las hacen adecuadas como mascotas. En este pequeño artículo vamos a explicar las generalidades que se pueden aplicar a loros de mediano y pequeño tamaño, dejando aparte a los loris que, por su especial alimentación a base de néctar y flores no los hemos incluido.

Hay que tener en cuenta que las dietas inadecuadas en las psitácidas son muy frecuentes y causan malnutriciones crónicas y difíciles de apreciar por los dueños. Por ello, resulta de gran importancia acudir al veterinario especialista para que adecúe la dieta al ave que está atendiendo, valorando las necesidades según la edad, época del año y situación fisiológica del individuo en cuestión. 

El pico que poseen estas aves les permite romper las cáscaras de las semillas. Evidentemente, el tamaño de las semillas que se les ofrecen ha de estar en consonancia con el tamaño del pico. A pesar de esta especialización funcional del pico, la dieta de estas aves incluye muchos otros alimentos que son, desde el punto de vista nutricional, igual de importantes, como las verduras y las frutas. 

Siempre que se piensa en la comida de las psitácidas, las semillas aparecen como la base de la dieta. Sin embargo, esto no es real, en la naturaleza ingieren verduras y frutas variadas, algunas iañaden insectos también e, incluso, carroña. Claramente, las semillas no son su alimentación exclusiva, aunque la la selección de las mismas es importante, como veremos.

Las mezclas comerciales de semillas suelen ser variadas pero su presentación habitual permite a las aves consumir sólo aquellas que más les gustan, llegando ellas mismas a desequilibrar totalmente su propia dieta. Por otro lado, la proporción de aminoácidos presentes en las semillas NO es adecuada para mantener la salud a LARGO PLAZO. Además, las semillas carecen de suficiente calcio, vitamina A, D, K, B12, riboflavina, acido pantoténico, colina y tampoco disponen de fósforo y niacina biodisponibles. Por otro lado y no menos importante, frecuentemente exceden las necesidades de grasa de los animales. Por esta razón se venden piensos que están equilibrados con los nutrientes adecuados y, además, su presentación evita que las aves sean selectivas con las semillas y descompensen la dieta.

En GWANA VET la recomendación es siempre administrar pienso como dieta base y añadir semillas, frutas y verduras para hacer la comida divertida, entretenida, variada y equilibrada. Para conseguir que coman lo que deseamos, hay que acostumbrar y educar a los pájaros a consumir de todo y, luego, les vamos ofreciendo en función de sus necesidades, limitando el consumo de semillas.

Como se ha comentado, el problema surge cuando los animales no han aprendido a comer de todo y seleccionan la dieta.

En la naturaleza, las psitácidas crían en agujeros y, cuando los pollos son capaces de volar fuera del nido, salen con sus padres para encontrar comida. En esta fase no sólo les reclaman que les den de comer sino que también aprenden de ellos la adecuada selección de alimentos, lo que se puede y lo que no se puede comer, ya que también deben aprender a evitar las plantas tóxicas. Pasado el periodo de aprendizaje, los pollos no comerán nada nuevo. 

Por esta razón, es fundamental insistir hasta conseguir que los pollos y jóvenes coman los alimentos correctos y en su justa proporción.

El problema surge cuando rechazan una comida nueva, que les resulta desconocida, y se limitan a ingerir semillas. En este caso hay que establecer una estrategia para que el ave se interese por las nuevas comidas que le ofrecemos, ya sea colocándolas en platos planos, ofreciéndoselas nosotros e, incluso, colocándolas en un espejo en el suelo que le haga creer que hay otro pájaro que picotea la comida del suelo.

También se estimula a que prueben cosas nuevas ofreciéndolas de distintas formas, es decir, en recipientes de comida o colgadas en un juguete, o ensartadas en un pincho colgante o en el suelo dentro de un recipiente plano, o mezcladas entre las semillas…. Es decir, hay que ser imaginativos y desplegar toda una liturgia alimentaria.

Solemos aconsejar que el proceso sea progresivo, retirando las semillas poco a poco y haciendo un seguimiento estrecho del peso del animal para evitar que tenga una pérdida de condición corporal peligrosa. Nunca han de perder más del 10% del peso inicial con el que hemos empezado la transición de dieta. 

Respecto a las verduras, estas han de ser frescas y variadas. Recomendamos no abusar de las acelgas, espinacas, judías verdes y hojas de coles ya que, en crudo, contienen muchos oxalatos que inmovilizan el calcio de la dieta. Todas las hojas de ensalada se pueden aportar crudas y bien lavadas. Las hortalizas se pueden aportar lavadas, crudas, hervidas, enteras y también ralladas. 

Las legumbres constituyen también un importante aporte para su dieta. Se recomienda que se ofrezcan hervidas, aunque en remojo puede ser suficiente. Los germinados únicamente los recomendamos si se tiene la suficiente experiencia, porque un germinado mal mantenido puede generar problemas muy graves de sobrecrecimientos bacterianos o fúngicos.

La esperanza de vida de muchas de las psitácidas pequeñas es de unos 15 años. Las de mayor tamaño son mucho más longevas, llegando a vivir 70 años, como sería el caso de los guacamayos. Pero un compañero para toda la vida solo se consigue con una adecuada nutrición, y esta debe incluir gran cantidad de fibra, proteína, hidratos de carbono y vitaminas en proporciones adecuadas.

Puedes ver a la Dra. Lanzarot en este vídeo explicativo