Avances significativos en oncología veterinaria: 60 años después

La primera edición del Journal of Small Animal Practice, publicada en febrero de 1960, contenía un artículo titulado “Tratamientos recientes de neoplasia maligna” del Dr. Larry Owen. Ahora que hemos llegado al 60 aniversario de JSAP, ese artículo proporciona una línea de base para revisar los avances posteriores en oncología veterinaria, que ahora incluye redes mundiales que han dado como resultado que la oncología veterinaria se convierta en la especialidad multidisciplinaria que es hoy. Ciertamente ha habido muchos avances en la comprensión de la patología y la epidemiología de los cánceres de animales y en los métodos de diagnóstico y tratamiento. Sin embargo, el tema se ha vuelto tan grande y diverso que no todos los aspectos se pueden cubrir en detalle aquí. También se debe reconocer que todavía hay muchas lagunas en el conocimiento en este campo y que, debido a la falta de ensayos clínicos aleatorios, la base de evidencia de lo que a menudo se considera como “atención estándar” es débil.

La primera edición de JSAP (febrero de 1960) contenía un documento titulado “Tratamientos recientes de neoplasia maligna” (Owen 1960). Owen afirmó que “el tratamiento quirúrgico es el método más satisfactorio, pero esto puede no ser posible en todos los casos” y describió varias formas de radioterapia, terapia hormonal y quimioterapia que se usaban en animales y pacientes humanos en ese momento. Larry Owen se convirtió en uno de los pioneros de la oncología veterinaria y comparativa, obteniendo el reconocimiento de la Organización Mundial de la Salud para el Departamento de Medicina Veterinaria de la Universidad de Cambridge y liderando el desarrollo de radioterapia y quimioterapia en el tratamiento del cáncer en animales domésticos. Por lo tanto, a medida que nos acercamos al 60 aniversario de la JSAP, su artículo proporciona un punto de partida adecuado para revisar los avances en oncología veterinaria en los últimos 60 años.

En la introducción de su artículo, Owen afirma que “un estudio controlado del comportamiento de todas las formas de neoplasia maligna es deseable como base para la verdadera evaluación de la terapia”. Esto fue escrito en un momento en que la comprensión de la epidemiología y la patología del cáncer en animales estaba en su infancia. El año anterior, Earnest Cotchin había publicado una encuesta de 4187 tumores de perros y 571 de gatos examinados en el Departamento de Patología del Royal Veterinary College en el período 1940-1958 (Cotchin 1959). Los tres sitios de tumor más comunes en perros fueron la piel (37.5%), genitales femeninos (incluyendo mamarios) (25.9%) y alimentarios (14%) y, en el gato: piel alimentaria (28.7%) (24.5%) y linfáticos (12.3%) Llegó a la conclusión de que “la rareza del cáncer de pulmón, estómago, intestino grueso o útero en perros y gatos contrasta con su importancia en los seres humanos … aparecerían algunos tumores que son comunes en perros y gatos, pero raros en el hombre”. para proporcionar un estudio detallado, como los tumores de mastocitos de la piel de los perros … “. Cotchin sugirió que estaba surgiendo una imagen de qué tipos de neoplasias eran importantes en perros y gatos en “el área de diagnóstico de la London College”, e hizo varias propuestas para el avance de la investigación, incluida la preparación de un atlas definitivo de tumores animales y El desarrollo de registros de tumores animales.

 

Leer trabajo completo 👇🏼

TRABAJO COMPLETO