Cirugía del sistema tegumentario en pequeños animales: ¿Cierre primario, colgajo o injerto?

Fotografía 2: A) ‘Undermining’ y colocación de suturas de anclaje (fleja negra) para cierre primario tras realizar mastectomía radical en una perra. La flecha blanca indica la localización del plexo subdérmico. B) Colgajo de avance del plexo subdérmico en un gato. Obsérvese que el ancho del colgajo es similar al del defecto (flechas amarillas discontinuas). La flecha blanca indica la localización de los vasos del plexo subdérmico.

Introducción

En términos generales, el cierre quirúrgico de heridas cutáneas tiene como objetivos el devolver la integridad de la piel y el retorno de la funcionalidad del paciente lo antes posible. Por otro lado, el cierre quirúrgico reduce significativamente los costes de un manejo prolongado de la herida por la ne- cesidad de realizar sedaciones y/ o aneste- sias para cambios de vendaje, así como de los materiales (apósitos y vendajes) que de- ben emplearse. Para alcanzar todos estos objetivos, la clave es decidir cuándo y cómo debe cerrarse una herida en particular. A la hora de considerar el tratamiento más adecuado, deben considerarse una serie de factores que influyen directamente en la cicatrización de la herida, entre ellos el estado del paciente, cómo se ha producido la herida, extensión de las lesiones, viabili- dad del tejido, limitaciones económicas del propietario y el carácter del animal.1 En el caso de no considerar estos factores o de no hacerlo adecuadamente, pueden apa- recer complicaciones no sólo en el proceso de cicatrización sino también a nivel sisté- mico, sobre todo con heridas infectadas por microorganismos con resistencia a los antibioticos.2

Leer trabajo completo aquí

 

Cirugía del sistema tegumentario en pequeños animales: ¿Cierre primario, colgajo o injerto?