Conducto arterioso persistente en un perro adulto con insuficiencia cardiaca congestiva

  • Cierre mediante técnicas de mínima invasión y complicaciones asociadas

 

Radiografía laterolateral de tórax con imagen cardiomegalia y edema de pulmón debido a la insuficiencia cardiaca congestiva izquierda

Introducción

El conducto arterioso persistente (CAP) es la persistencia de la comunicación fetal entre la aorta descendente y la arteria pulmonar co mún (1) cuyo cierre se debe realizar de forma natural en las primeras horas posteriores al nacimiento. Algunos autores describen al CAP como la segunda cardiopatía congénita más frecuente diagnosticada en perros1. Se ha observado que existe una mayor incidencia en hembras, con un índice de probabilidades de 3 a 1, aunque no ocurre así en todas las razas. Es más frecuente la incidencia en perros que en gatos. Sin la corrección del CAP, se estima una mortalidad en el primer año del 60%, si bien es frecuente encontrar desde animales muy jóvenes con CAP que presentan insuficiencia cardiaca congestiva avanzada hasta casos raros de animales adultos sin síntomas en los 22 que se diagnostica debido al tipo de soplo que presentan o por la realización de pruebas complementarias.

El caso descrito se trata de un perro adulto de siete años de edad con signos de insuficiencia cardiaca congestiva secundaria a la sobrecarga de volumen crónica producida por el conducto arterioso persistente.

Leer trabajo completo 👉🏼 aquí

Conducto arterioso persistente en un perro adulto con insuficiencia cardiaca congestiva.