El 98% de los municipios tiene calificados sus cebaderos para la tuberculosis y la brucelosis en la especie bovina

La Consejería de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural publica este lunes en el Boletín Oficial de Castilla y León (Bocyl) la nueva relación de los municipios y unidades veterinarias calificados para la tuberculosis y la brucelosis en la especie bovina en la Comunidad.

Esta publicación, que se hace con la base de los resultados a 31 de diciembre de 2019, permite la incorporación de nuevos territorios al máximo estatus sanitario frente a tuberculosis y destaca que el número de cebaderos calificados alcanza a más del 90 por ciento de los ubicados en Castilla y León.

Según han significado desde la Consejería de Agricultura y Ganadería, este hecho adquiere mayor trascendencia ante la apertura de varios mercados de países terceros a bovinos vivos ya que algunos de estos países sólo permiten la exportación con origen en cebaderos calificados.

“Esta resolución de la Consejería pone de manifiesto el buen estatus sanitario de la cabaña ganadera bovina ya que 88 de las 103 unidades veterinarias en las que se encuentra dividida Castilla y León tienen la totalidad de su territorio calificado frente a tuberculosis y brucelosis bovina y 2.216 de los 2.248 municipios de la Comunidad están calificados”, precisan las mismas fuentes que concluyen que un 98 por ciento de los municipios de Castilla y León tiene todos sus cebaderos con libertad de movimientos en relación al ganado bovino.

El 1 de enero de 2017 entró en vigor la modificación solicitada por Castilla y León en el Programa Nacional de Erradicación de Tuberculosis Bovina de trabajar con calificaciones de oficio a los cebaderos, “lo que implica poder calificar los cebaderos sin necesidad de realización de pruebas de tuberculosis y brucelosis bovina”, con el municipio como la demarcación administrativa ciando hasta esa fecha esta medida solo se podía aplicar con la unidad veterinaria como demarcación mínima.

Agricultura destaca que esa modificación ha supuesto una “ventaja competitiva muy importante” para exportar animales vivos ya que los terneros de los cebaderos localizados en los municipios calificados de Castilla y León no requieren pruebas previas a la exportación lo que permite, entre otros movimientos, “el llenado del famoso barco sin ninguna restricción sanitaria”.

Según sus datos, desde el 1 de enero de 2017 se pasó de tener un 47 por ciento de los cebaderos calificados en Castilla y León a un 80 por ciento en 2018 y un 90 por ciento en la actualidad. “Es decir, en estos momentos más del 90 por ciento de los cebaderos de la Comunidad pueden realizar movimientos tanto a otros países de la Unión Europea como a terceros países, lo que supone una ventaja competitiva fundamental para el mantenimiento del precio en el sector bovino”, han indicado las mismas fuentes.

Desde el departamento que dirige Jesús Julio Carnero destacan que en tuberculosis bovina se ha producido un nuevo descenso de la prevalencia en 2019 de modo que el número de explotaciones positivas sobre el total se ha cifrado en un 1,41 por ciento cuando en 2016 se partía con datos próximos al 2 por ciento de prevalencia. En este caso, el número de explotaciones positivas ha caído en un 29 por ciento.

El trabajo de la Consejería de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural se ha basado en dar un impulso a la obtención oficial del estatus sanitario de la cabaña ganadera castellanoleonesa desde la premisa de que la sanidad animal es garantía de salud pública y seguridad alimentaria y un “pilar fundamental” que posibilita las exportaciones de animales y productos de origen animal.

La inclusión del planteamiento sanitario de Castilla y León, única comunidad autónoma que trabaja calificando municipios, en el Programa Nacional de Erradicación de Tuberculosis ha supuesto un “impulso muy importante” a las explotaciones de cebo regionales que, de este modo, se han calificado de oficio con el máximo estatus sanitario, con total libertad de movimientos a nivel nacional e internacional.