El Gobierno crea la primera Dirección General de Protección Animal, a cargo del responsable animalista de Podemos

  • Entre las metas de la nueva dirección general estarán incorporar al cuerpo jurídico nacional las directivas europeas sobre maltrato y sacar adelante una ley de bienestar animal

 

Sergio García Torres será el primer alto cargo que tiene España para el bienestar animal. El actual responsable del área de protección animal de Podemos será nombrado este viernes Director General de Protección Animal, según fuentes de la vicepresidencia segunda del Gobierno, de la que colgará el organismo, y que muestra la importancia que la coalición da a los temas animalísticos.

El objetivo principal de la Dirección General será sacar adelante las directivas europeas en bienestar animal, explican las fuentes, como por ejemplo una ley específica sobre la amputación de rabos y orejas a perros. El pacto de Gobierno entre el PSOE y UP contempla, en su punto 3.16, que el nuevo Gobierno impulsará una Ley de Bienestar Animal “que garantice una relación respetuosa hacia todos los seres vivos”.

Antes de todo eso –aunque para el caso de las directivas europeas precisamente no aplique–, las fuentes explican que se está negociando qué competencias tendrá la dirección general. Actualmente, a falta de un organismo que centralizase estas políticas, hay cuatro ministerios involucrados, y por si fuera poco, buena parte de las competencias están traspasadas a las Comunidades Autónomas.

El objetivo de la Dirección General de Protección Animal será conseguir cuantas competencias sean posibles, aunque son conscientes de que tendrán sus límites. “Trabajaremos con el resto de ministerios con de una manera muy leal y cercana para evitar problemas” de coordinación, explican las fuentes de la vicepresidencia segunda.

Otro de los objetivos de la Dirección General será la identificación de animales de compañía “como el primer paso hacia al abandono cero. Necesitamos unificar algunas cosas en coordinación con las Comunidades Autónomas. Por ejemplo, crear un registro estatal unificado, porque ahora cada región tiene el suyo. Si eres de Madrid y pierdes tu perro en Toledo no hay manera de localizarlo”, explican las fuentes.

El acuerdo de programa que firmaron PSOE y UP también incluye la intención de modificar la fiscalidad de ciertos productos relacionados con los animales. El texto no lo especifica, pero Unidas Podemos sí detallaba en su programa (punto 42) que el objetivo es reducir el IVA de los servicios veterinarios del 21% al 10% y añadía una rebaja de los productos de alimentación animal del 10% actual al 4%.

La creación de esta dirección general y la consiguiente ley, de salir adelante, será la culminación de una labor que UP, y en menor medida también el PSOE, viene desarrollando desde hace años. La cuestión animal es especialmente sensible para la formación morada y específicamente para su líder, Pablo Iglesias, como se pudo comprobar durante el debate por el que se aprobó ratificar el convenio europeo sobre la protección de los animales de compañía que, entre otras cuestiones, prohibía amputar el rabo a los perros, una costumbre vinculada al mundo de la caza y a ciertas tendencias estéticas con determinadas razas de canes.

En esa sesión parlamentaria, el dirigente de UP subió personalmente a la tribuna para defender la convalidación del convenio –el portavoz para estas cuestiones y quien hizo el trabajo previo es López de Uralde– en un gesto que mostraba la relevancia que la coalición da a la cuestión. Iglesias reconoció desde la tribuna la “motivación personal” que el asunto le supone y defendió que “una sociedad que respeta a sus perros es mucho más humana, es mejor”.

Además, durante la primera legislatura de Pedro Sánchez el Congreso aprobó una Proposición no de Ley (PNL), no vinculante por tanto, para modificar el Código Civil y declarar a los animales “seres sintientes”, medida con la que se pretendía que dejen de ser considerados “cosas”. Esto también lo recoge el programa de UP, que explica que así se “ofrecerá mayores garantías tanto a los animales como a aquellas personas con quienes conviven cuando se encuentren en procesos de embargo, en situaciones de crisis familiar, en las que tendrán que tener una consideración como parte de la familia que son, y en situación de protección, en la que no se podrá obligar a las personas a separarse de sus animales”.

Por último, entre las propuestas relacionadas con los animales que figuran en el programa de Unidas Podemos también aparece la idea de “eliminar las ayudas y subvenciones relacionadas con la tauromaquia y se prohibirán espectáculos que impliquen el maltrato animal”.

 

Fuente eldiario.es