Leucemia e inmunodeficiencia felinas

Publicado en AV79

Leucemia e inmunodeficiencia felinas

Texto Raquel González Martín

Vicepresidenta de ANAVET

Entre el 80 y 90 por ciento de los gatos infectados por leucemia (FeLV) mueren entre 6 meses y 3 años después de haber sido diagnosticados del virus de la leucemia.

El efecto más común de la infección es la inmunosupresión. El virus infecta células del sistema inmunitario destruyéndolas o dañándolas. Esto deja al gato expuesto a una gran variedad de otras enfermedades e infecciones (infecciones secundarias). El virus de la leucemia felina pertenece a la misma familia que el virus de la inmunodeficiencia felina (FIV), ambos son retrovirus.

FELV

Riesgo

El FeLV es un virus frágil que no sobrevive mucho tiempo en el ambiente, por eso la diseminación se produce mediante un contacto cercano y prolongado y es más común en situaciones donde hay una alta densidad de población de gatos. El porcentaje de gatos infectados tiende a ser más alto en colectividades de gatos en la ciudad y más bajo en las poblaciones de gatos en entorno rural. Los gatos jóvenes (menores de 6 meses), son especialmente vulnerables de padecer una infección persistente.

Contagio

La mayor concentración de virus se presenta en la saliva de un gato infectado de forma permanente. El virus se disemina por intercambio de saliva entre los gatos, como el acicalamiento o compartir el comedero y el bebedero. También puede estar causada por mordeduras o por contacto con orina y heces que contengan el virus y es posible que el virus pase de la madre a los cachorros durante la gestación o a través de la leche materna infectada. Sin embargo, no es frecuente que los gatos infectados por FeLV den a luz ya que el virus normalmente causa muerte prenatal de los cachorros provocando reabsorciones o abortos.

No todos los gatos que se exponen al virus de la leucemia llegan a estar infectados de forma persistente. Puede que no hayan sido expuestos a una suficiente cantidad de virus o que su sistema inmune haya eliminado con éxito la infección. La mayoría de los gatos se infectan por la entrada de virus vía bucal o nasal. El virus se multiplica en esas zonas antes de diseminarse por el torrente sanguíneo al resto del cuerpo sobre todo a la médula ósea. Si el gato es capaz de eliminar el virus, lo hace durante las etapas iniciales de la infección (4-12 semanas). Una vez que la infección llega a médula ósea el gato permanece infectado el resto de su vida. Muy raramente la infección por FeLV puede limitarse a ciertas partes del cuerpo como el tejido mamario. Eso es conocido como infección localizada.

Virus de la Leucemia felina (FeLV), Es un gammaretrovirus.

Patogénesis:

Adsorción vírica a la superficie de la célula diana.

Fusión de la envuelta vírica con la pared celular y liberación de la nucleocápside con ARN vírico.

El ARN vírico se transcribe a ADN por acción de la transcriptasa inversa. El ADN vírico es transportado al núcleo celular donde se integra. Se forma así el PROVIRUS.

Durante la mitosis celular, las células hijas heredan el provirus (ADN vírico integrado). Por ello las infecciones por retrovirus son de por vida.

Producción de nuevas partículas víricas: El ADN integrado, produce ARNm, proteínas de la cápside (gag y pol) y ARN de nuevas partículas. El virión se ensambla bajo la membrana celular donde se encuentran proteínas de la envuelta necesarias para su salida de la célula por gemación. Este proceso no conlleva muerte celular.

Síntomas

En un gato infectado por FeLV se desarrollan diferentes tipos de enfermedad recurrente y/o crónica. Hay un progresivo deterioro de su estado. Los signos clínicos son muy diversos incluyendo fiebre, letargia, pérdida de apetito y de peso. También son comunes los signos respiratorios, de piel e intestinales. Los gatos pueden sufrir varias enfermedades al mismo tiempo. En un 25% de los gatos infectados se produce anemia. El virus puede infectar a la serie roja en la médula ósea causando la reducción de los hematíes o una producción de eritrocitos anormal que no funcionan adecuadamente. En otros casos, se produce la destrucción de los eritrocitos por el propio sistema inmune del gato a causa del virus. Los gatos anémicos presentan signos clínicos como letargia y debilidad.

En el 15% de los gatos infectados se produce cáncer. El más común es el linfoma, que provoca tumores sólidos o leucemia (tumor en las células del torrente sanguíneo). Los tumores sólidos pueden verse en varios sitios incluyendo intestino, riñones, ojos y cámara nasal. En el linfoma multicéntrico el tumor afecta a múltiples nódulos linfáticos y otros órganos.

Tratamiento

El tratamiento debe ir dirigido al mantenimiento de la calidad de vida y el manejo de los efectos de la infección como la inmunosupresión, la anemia o el cáncer.

Unos cuidados de mantenimiento temprano y efectivo junto con el manejo de las infecciones secundarias son esenciales para el gato enfermo que es positivo . Por el fallo del sistema inmune se necesitan tratamientos con antibióticos más largos ya que la respuesta al tratamiento es más lenta y con menos éxito

El control de los síntomas puede necesitar tratamientos inespecíficos como corticoesteroides, esteroides anabolizantes y multivitaminas (las cuales estimulan el apetito). Los tratamientos antivirales usados en personas con VIH (SIDA), como el AZT, no parece beneficiar a los gatos infectados por FeLV. Hay publicaciones anecdóticas sobre el uso del interferón recombinante felino, recientemente registrado, en el tratamiento de la leucemia felina. En este punto, el efecto del medicamento es controvertido hasta que nuevas evidencias científicas estén disponibles, aunque parece que las expectativas son buenas. Algunos gatos con linfoma pueden presentar mejoras transitorias cuando se tratan con fármacos anticancerígenos. Esto implica un cierto número de medicamentos administrados vía oral e inyectables.

Vacunación

Se recomienda la vacunación contra Herpesvirus y Calicivirus (causantes de la gripe felina) y la panleucopenia en gatos en situación de alto riesgo, como en un hospital veterinario y en concentraciones de gatos (criaderos y protectoras). Se recomienda el tratamiento para pulgas para minimizar el riesgo de transmisión de Mycoplasma haemofelis (parásito sanguíneo que causa anemia). EL tratamiento rutinario frente a parásitos intestinales también es importante.

Hay múltiples vacunas disponibles para FeLV. La finalidad de estas es prevenir que los gatos expuestos al virus lleguen a estar infectados de forma permanente. Todas las vacunas pretenden estimular una respuesta inmune satisfactoria frente al virus de la leucemia felina. Desgraciadamente, ninguna vacuna tiene un 100% de protección efectiva contra la infección. La vacunación se recomienda en situaciones donde los gatos tiene un alto riesgo de exposición al virus. Así se incluyen los gatos con libertad de movimiento al exterior y aquellos en contacto con individuos potencialmente infectados.

Es importante no asumir que un gato vacunado está libre de infección, sobre todo en aquellas situaciones donde es importante conocer el estado de FeLV del gato (por ejemplo al introducir un gato nuevo en un criadero). Es vital que un certificado de vacunación no sustituya a un test de FeLV negativo. La vacunación de los gatos no interfiere con el test del virus en sangre.

Los gatos solos que viven en el interior no deberían tener ningún riesgo de exposición a FeLV. Sin embargo es posible que un gato adulto, aislado de otros gatos, llegue a padecer la enfermedad a partir de una infección producida a lo largo de su vida, incluso desde su infancia. Esto puede explicar el curso prolongado de la infección por FeLV. Si un cachorro es infectado por alguno de sus progenitores antes de la llegada a casa, los signos de la infección pueden desarrollarse meses o años después de haberse producido la infección.

Diagnóstico

Se usan kits diagnósticos para detectar unas proteínas virales (p27) presentes en el torrente sanguíneo de los gatos infectados. A menudo los kits diagnostican la infección por el virus de la inmunodeficiencia felina (FIV) simultáneamente ya que muchos de los signos clínicos de la infección por FIV con similares a los de FeLV. A veces aparecen falsos positivos o negativos, por eso es importante confirmar el test si el resultado obtenido no es el esperado. Esto es especialmente importante en los resultados positivos obtenidos en gatos sanos y en los resultados negativos controvertidos obtenidos en los gatos enfermos con signos compatibles con infección por FeLV.
Para confirmar el test se pueden realizar:

Aislamiento del virus: detectar el virus en plasma sanguíneo

Inmunofluorescencia: este test detecta antígenos virales (proteínas) en leucocitos (células blancas)

PCR: detecta material genético del virus, pero sólo está disponible en algunos laboratorios especializados.

Mientras se está pendiente de confirmar el resultado, el gato debe estar aislado para evitar el posible riesgo de transmisión a otros gatos. Los veterinarios generalmente usan este protocolo para el test:

Si el test de antígeno es negativo en un test clínico, hay una alta probabilidad de que realmente sea negativo.

Si el test de antígeno es positivo con un test clínico en un gato sano, se vuelve a analizar con un test confirmatorio.

Si el test de antígeno del gato es positivo pero negativo en el test de confirmación, se vuelve a analizar al gato a las 12 semanas para confirmar el estado de la infección

Pruebas diagnósticas:

ELISA: Detecta antígeno vírico extracelular libre en plasma (proteína de la cápside vírica p27).

Tiene alta sensibilidad (90%) y alta especificidad.

+ Un positivo por si solo no tiene por qué indicar viremia persistente.

IFD (Inmunofluorescencia Directa): Detecta antígeno vírico intracelular p27 en el citoplasma de neutrófilos y plaquetas de sangre y médula ósea.

Los neutrófilos y las plaquetas se liberan infectados a sangre desde la médula ósea invadida por el virus.

Necesita sangre entera con anticoagulante y refrigerada, o bien se remite frotis de sangre entera.

+ Un positivo indica viremia persistente.

-Falsos negativos: gato virémico con leucopenia (neutropenia y trombocitopenia) donde sólo un pequeño porcentaje de leucocitos periféricos están infectados.

PCR: Sobre células mononucleares de sangre periférica y médula ósea.

Real time PCR DNA que detecta y cuantifica el número de copias de Provirus (DNA vírico integrado en célula).

Detecta viremia persistente (ELISA+, RT-PCR+)Y virus latente(ELISA -, RT-PCR +).

Especificidad: muy alta.

Necesitan un buen laboratorio

Real time PCR ARN: Permite la cuantificación de virus sin necesidad de células.

Se realiza sobre sangre entera, suero, plasma, saliva, heces.

Demuestra viremia al detectar ARN vírico pero no detecta latencia ya que estos gatos no producen RNA detectable en plasma, saliva o heces.

Es de utilidad en colonias para detectar positivos en gatos poco manejables utilizando saliva, ya que es muy sensible.

Patogenia e interpretación de resultados.

Se produce Infección oronasal mediante contacto con saliva, heces, leche, orina y secreción nasal.

Ocurre replicación en tejido linfático local y área orofaríngea.

Gatos inmunocompetentes: gracias al sistema inmune mediado por células el virus se elimina completamente. El virus en ellos nunca se disemina sistémicamente y no se detecta la infección ya que no hay antígeno.

Gato no inmunocompetente: El virus se replica en linfocitos y monocitos y se disemina por todo el organismo:

VIREMIA PRIMARIA. El gato se encuentra mal, con fiebre y linfadenopatía. El virus se disemina al timo, bazo, nódulos linfáticos y glándulas salivares por lo que es infeccioso. Esta fase dura entre 3 y 16 semanas y en algunas ocasiones hasta un año.

Viremia primaria ELISA +IFD–RT-PCR +

Tras la viremia primaria:

VIREMICO TRANSITORIO o REGRESOR: El sistema inmune puede eliminar el virus antes de que éste llegue a Médula Ósea.

Ocurre en el 30-40% de los gatos infectados.

Desarrollan respuesta inmune eficaz por neutralización con anticuerpos que le protege frente a futuras infecciones pero no tiene una duración de por vida.

Se deberán vacunar anualmente de leucemia felina para aumentar su inmunidad natural.

Virémico transitorio (pruebas en sangre)

1º ELISA +, RT-PCR +y tras meses del primero se hace el

2º ELISA -, RT-PCR –, IFD –

VIRÉMICO PERSISTENTE (viremia secundaria) El sistema inmune NO puede eliminar el virus, y éste llega a Médula Ósea (ocurre en un 30-40% de los gatos infectados).

Las células hematopoyéticas producen granulocitos y plaquetas infectadas que circulan por el cuerpo.

El virus se encuentra integrado en el DNA celular en forma de provirus, por lo que la división celular resulta en células hijas que también contienen virus. Esta es la causa de que se mantengan durante años en el gato tras la invasión de la médula ósea.

Para eliminar la infección todas las células deberían ser detectadas y eliminadas, pero eso supondría la eliminación de todo el pool hematológico y del sistema inmune.

La viremia es máxima con niveles altos de virus (1 ml. de saliva con 1 millón de virus).

Se trata de un 1º ELISA +

2º ELISA +, IFD+ (en plaquetas y granulocitos con p27 tras afectación de médula ósea).RT-PCR + (sangre y médula)

Tras la invasión de la médula osea:

Desaparece la viremia, pero la médula persiste infectada.

PORTADOR LATENTE EN MEDULA OSEA: La viremia desaparece, pero no así el virus del organismo, ya que se encuentra integrado en el DNA de algunas células de la médula ósea en forma de PROVIRUS DNA. En estos gatos no se producen copias víricas libres ya que la información del DNA no se transfiere a producción de proteínas víricas. La división de esas células producirá nuevas células con PROVIRUS pero no se producen copias víricas. Ocurre en un porcentaje bajo de gatosy cuanto más tiempo permanece la viremia 2ºmenos probable es que esto suceda.

ELISA – (No encuentra antígenos de la cápsula)

IFD–(No puede encontrar antígenos de la cápsula)

RT-PCR –(sangre) RT-PCR + (médula)

No son infecciosos. Pero la Infección latente se puede reactivar ante inmunosupresión y estrés intenso como el producido durante la preñez y durante lactación donde puede aparecer viremia eliminación de virus por saliva y leche. Pero cuanto más tiempo transcurra entre infección latente y posible inmunosupresión o estrés, menos probable será la reactivación ya que se producen errores en el material genético vírico y no es posible producir proteínas víricas viables.

Se cree que la latencia puede ser un método de eliminación del virus.

¿Produce sintomatología un virus latente en médula ósea?.

Puede originar mielosupresión o malignidad hematopoyética debido a que FeLV se puede integrar en lugares del genoma responsables de la regulación correcta de la división celular. Puede que el provirus integrado altere la función celular y contribuya a la patogénesis de la mielosupresión.

OTROS TIPOS DE LATENCIA: Debido a la realización cada vez más frecuente de RT-PCR, se ha observado que un 10%de las muestras de sangre resultan RT-PCR + pero ELISA -. Son PORTADORES LATENTES y es más frecuente de lo que se creía. La causa está en que un sistema inmune eficaz que consiga eliminar la viremia, no es capaz de eliminar completamente el virus de todas las células del cuerpo.

GATOS DISCORDANTES: El virus no permanece en médula ósea ni en sangre, sino en otros órganos donde se replica de forma intermitente o permanece latente en vejiga, ojos, tejido mamario. Ocurre en un 5% de los gatos y explica resultados discordantes o alternancia de ELISA positivos y negativos. Puede haber madres que transmitan infección a sus hijos a través de la leche, pero que ellas resulten negativas.

Pruebas en sangre:

ELISA + varible (al eliminarse p27 a la circulación de forma intermitente).

PCR-

Pronóstico

El pronóstico para un gato enfermo positivo a FeLV no es bueno; los problemas asociados a la enfermedad son normalmente serios. Para los gatos que son positivos a FeLV pero están sanos en el momento del diagnóstico, el pronóstico es reservado. La mayoría de estos gatos desarrollan un problema grave asociado a la leucemia, sin embargo el tiempo en el que esto ocurre puede ser variable (meses o años).

FIV

Virus de la Inmunodeficiencia felina (FIV). Es un retrovirus del género Lentivirus, responsable de la aparición de cuadros de SIDA (Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirido) como consecuencia de la muerte de linfocitos TCD4+. En esta fase sobreviene la muerte debido al desarrollo de un síndrome crónico de consunción (pérdida de peso y deterioro físico), enfermedad neurológica, neoplasia y/o infecciones oportunistas sistémicas.

Existen 5 subtipos genéticamente distintos en todo el mundo: A,B,C,D y E:

Los subtipos identificados más frecuentemente son el subtipo A y B. En Europa se ha observado mayoritariamente el subtipo A y B. En Estados Unidos, el subtipo A es el predominante excepto en la costa este, que es el B, pero también están presentes los otros subtipos.

Un mismo gato puede ser infectado por varios subtipos.

Patogénesis

1º Adsorción vírica a la superficie dela célula diana.

2º Fusión de la envuelta vírica con la pared celular y liberación de la nucleocápside con ARN vírico.

3º El ARN vírico se transcribe a ADN por acción de la transcriptasa inversa. El ADN vírico es transportado al núcleo celular donde se integra. Se forma así el PROVIRUS.

4º Durante la mitosis celular, las células hijas heredan el provirus (ADN vírico integrado). Por ello las infecciones por retrovirus son de por vida.

5º Producción de nuevas partículas víricas: El ADN integrado, produce ARNm, proteínas de la cápside y ARN de nuevas partículas. El virión se ensambla bajo la membrana celular donde se encuentran proteínas de la envuelta necesarias para su salida de la célula por gemación. Este proceso no conlleva muerte celular.

Fases de la enfermedad

Fase de viremia: En esa fase se produce la replicación del virus en ganglios regionales y una posterior viremia. Aparecen signos inespecíficos de anorexia, letargia, linfadenopatía y leucopenia transitoria.

Fase asintomática o de latencia clínica. En esta fase no hay signos de enfermedad ya que la carga viral se reduce pero la viremia no desaparece. La infección viral progresa durante este periodo sufriendo el sistema inmune una disminución progresiva del cociente T CD4/CD8.

Fase de inmunodeficiencia. En esta fase se produce una disminución severa del cociente de linfocitos T CD4+/ CD8+ y una alteración de su función dando lugar al desarrollo del Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirido (SIDA). Diagnóstico b.

Pruebas diagnósticas

ELISA: Detecta anticuerpos anti-FIV contra tres proteínas estructurales del virus: p15 y p24 (proteínas de la nucleocápside) y gp40 (glicoproteína de la envoltura) en suero, plasma o sangre entera. Tiene alta sensibilidad del 99.3% y alta especificidad99.8%.

Falsos positivos si:

Detecta anticuerpos vacunales, por lo que no debe utilizarse en el caso de sospechar que un gato esté vacunado frente a FIV (Confirmar con PCR).

Detecta anticuerpos maternales, por lo que en un gato menor de 8meses pueden obtenerse falsos positivos (Repetir tras los 8 meses de vida y confirmar con PCR).

Falsos negativos si…

Hay una carga viral escasa debido a una infección temprana (Confirmar con PCR).

Secuestro de complejos inmunes debido a enfermedad inmunomediada (Confirmar con PCR).

Inmunosupresión severa (Confirmar con PCR).

Western Blot: Detecta anticuerpos anti-FIV para cada proteína individual del virus, al separar éstas mediante electroforesis. Se realiza en suero, plasma o sangre entera. Es el gold-standard para el diagnóstico de la infección de FIV.

Falsos positivos si:

Detecta anticuerpos vacunales, por lo que no debe utilizarse en el caso de sospechar que un gato esté vacunado frente a FIV (Confirmar con PCR).

Detecta anticuerpos maternales, por lo que en un gato menor de 8 meses pueden obtenerse falsos positivos (Repetir tras los 8 meses de vida y confirmar con PCR).

Falsos negativos si…

Hay una carga viral escasa debido a una infección temprana (Confirmar con PCR).

Secuestro de complejos inmunes debido a enfermedad inmunomediada. (Confirmar con PCR).

Inmunosupresión severa (Confirmar con PCR).

PCR: sobre cualquier tejido. Las diferentes técnicas de PCR disponibles (rt-PCR, RTPCR, PCR anidada, PCR convencional) permiten detectar el subtipo A, pero el resto de subtipos son detectados de forma más variable.

Falso negativo si…

En el caso de realizarlo en la fase asintomática con una reducida carga viral, puede obtenerse un falso negativo dependiendo de la sensibilidad de la técnica (buscar laboratorios con una elevada calidad y confirmar con Western Blot siempre tras los 8 meses de vida).

Un transporte inadecuado de la muestra puede dar lugar a falsos negativos al degradarse el ac. Nucléico (confirmar con Western Blot siempre traslos 8 meses de vida).

ElPCR no está detectando el subtipo viral (pedir al laboratorio que especifique qué subtipo detecta su PCR y pedir PCR para el resto de subtipos y confirmar con Western Blot siempre tras los 8 meses de vida).

Falso positivo si:

La vacunación de gatos frente a FIV, puede aumentar el número de falsos positivos pero se desconocen las causas ya que la vacuna se supone que no debe provocar replicación vírica.

Contaminación del PCR con pruebas anteriores en laboratorios no cuidadosos (repetir y confirmar con Western Blot).

Tratamiento

Tratamiento FeLV/FIV Hasta el día de hoy no existe un tratamiento curativo para esta enfermedad, sólo se pueden utilizar tratamientos paliativos que aumenten la calidad y esperanza de vida.

Tratamiento precoz, agresivo y más duradero de complicaciones bacterianas, parasitarias…a las que son más susceptibles debido a la inmunosupresión que padecen aunque no sea detectable ya que la respuesta inmune mediada por anticuerpos está afectada en todos los gatos infectados por FeLV.

Tratamiento de linfoma con tratamiento quimioterápico específico. Puede dar supervivencias de hasta dos años en algunos gatos.

Antivirales:

AZT: Bloquea la transcriptasa inversa. Sólo en infección temprana (en las tres primeras semanas tras infección) se ha observado en estudios experimentales que evita la llegada del virus a médula ósea. En infecciones naturales sin embargo, no se obtienen tan buenos resultados como en el tratamiento de FIV donde consigue reducciones en el título viral en plasma. Mejorar el estado clínico y la calidad de vida, mejorando la esperanza de vida en algunos gatos. Dosis: 5-10 mg/kg cada12 horas oral en ciclos de 6 meses continuado o bien 6 meses alternos (descansos de un mes). Efectos secundarios sobre todo en la dosis mayor: Anemia no regenerativa es un efecto secundario frecuente. Hay que hacer analíticas semanales. Si el Ht llega a un 20% hay que parar el tratamiento. La anemia se recuperará en unas semanas. Si durante las primeras 4 semanas no hay anemia, hacer analíticas una vez al mes. No tratar a gatos con anemia por aplasia medular. Otros efectos como vómitos y anorexia se presentan de forma muy esporádica.

Otros antivirales inhibidores de la transcriptasa (STAMP, PMEA 9, AMD3100), inhibidores de proteasa, Ac. Valproico y Lamiduvide han mostrado eficacia variable, algunos son tóxicos y muchos de los tienen una disponibilidad limitada en medicina veterinaria.

Inmunomoduladores.

Interferón omega felino: mejora la sintomatología clínica y aumenta la vida, pero no ayuda a revertir la viremia. El protocolo en cuadros de anemia e Inmunosupresión recomendado por el laboratorio es de: 1 MU/kg/sc durante 5 días. Esperar 14 días y repetir hematología. Si se han recuperado los valores repetir el ciclo 5 días más. Repetir el ciclo en recaídas. No tiene efectos secundarios.

Manejo de gatos FeLV +y FIV +De los gatos que conviven con el positivo

Testar a todos los gatos de casa

Informar del riesgo para los gatos negativos y de que lo mejor para no infectar es aislarlos.

Esterilizar a todos los gatos.

No introducir a nuevos gatos.

El riesgo para los gatos que ya vivían con un FELV + no es muy alto ya que han sido infectados antes y pueden ser inmunes para una nueva infección. Se estima que el riesgo es de un 10-15% si es FeLV-habiendo vivido con el FeLV+ durante varios meses. De todos modos, la neutralización de virus por anticuerpos no es duradera de por vida, por lo que un gato que inicialmente es inmune, con los años puede llegar a infectarse.

El virus FIV se transmite básicamente por mordeduras o heridas en peleas, por lo que la probabilidad de transmisión dentro de grupos estables y pacíficos es prácticamente nula.

Se deberá vacunar anualmente de leucemia felina para aumentar la inmunidad natural y prevenir de que la vacuna no protege al 100%

Controlar bien a otros gatos enfermos para que no contagien al gato infectado por FIV.

Evitar corticoides en gatos negativos que conviven con positivos a FeLV ya que hay riesgo de reactivación de infección latente.

Del gato infectado:

No debe salir a la calle para no diseminar la infección.

Mantener una buena nutrición y evitar carnes crudas por riesgo de contagio de Toxoplasma.

Mantener programa de vacunación para prevenir infecciones. Se ha comprobado que su sistema inmune no responde tan eficazmente como un gato libre de infección vírica ante la vacunación de rabia.

Desparasitar interna y externamente

Revisiones cada 6 meses para curar cualquier posible patología de forma temprana: hacer analítica de sangre, radiografía, ecografía, analítica de orina. Revisar frecuentemente la boca para evitar infecciones crónicas orales.

Pesar rutinariamente ya que la pérdida de peso es indicativo de enfermedad aunque no se detecte otro signo.

Bibliografía

Clínica Felina Gattos: Leucemia e inmunodeficiencia felinas, claves diagnósticas. (M Palmero, V. Carballés)

GEMFE (AVEPA): Virus de la leucemia felina (FeLV)

Leucemia e inmunodeficiencia felinas

Leucemia e inmunodeficiencia felinas

Publicado en AV79

Leucemia e inmunodeficiencia felinas

Texto Raquel González Martín

Vicepresidenta de ANAVET

Entre el 80 y 90 por ciento de los gatos infectados por leucemia (FeLV) mueren entre 6 meses y 3 años después de haber sido diagnosticados del virus de la leucemia.

El efecto más común de la infección es la inmunosupresión. El virus infecta células del sistema inmunitario destruyéndolas o dañándolas. Esto deja al gato expuesto a una gran variedad de otras enfermedades e infecciones (infecciones secundarias). El virus de la leucemia felina pertenece a la misma familia que el virus de la inmunodeficiencia felina (FIV), ambos son retrovirus.

FELV

Riesgo

El FeLV es un virus frágil que no sobrevive mucho tiempo en el ambiente, por eso la diseminación se produce mediante un contacto cercano y prolongado y es más común en situaciones donde hay una alta densidad de población de gatos. El porcentaje de gatos infectados tiende a ser más alto en colectividades de gatos en la ciudad y más bajo en las poblaciones de gatos en entorno rural. Los gatos jóvenes (menores de 6 meses), son especialmente vulnerables de padecer una infección persistente.

Contagio

La mayor concentración de virus se presenta en la saliva de un gato infectado de forma permanente. El virus se disemina por intercambio de saliva entre los gatos, como el acicalamiento o compartir el comedero y el bebedero. También puede estar causada por mordeduras o por contacto con orina y heces que contengan el virus y es posible que el virus pase de la madre a los cachorros durante la gestación o a través de la leche materna infectada. Sin embargo, no es frecuente que los gatos infectados por FeLV den a luz ya que el virus normalmente causa muerte prenatal de los cachorros provocando reabsorciones o abortos.

No todos los gatos que se exponen al virus de la leucemia llegan a estar infectados de forma persistente. Puede que no hayan sido expuestos a una suficiente cantidad de virus o que su sistema inmune haya eliminado con éxito la infección. La mayoría de los gatos se infectan por la entrada de virus vía bucal o nasal. El virus se multiplica en esas zonas antes de diseminarse por el torrente sanguíneo al resto del cuerpo sobre todo a la médula ósea. Si el gato es capaz de eliminar el virus, lo hace durante las etapas iniciales de la infección (4-12 semanas). Una vez que la infección llega a médula ósea el gato permanece infectado el resto de su vida. Muy raramente la infección por FeLV puede limitarse a ciertas partes del cuerpo como el tejido mamario. Eso es conocido como infección localizada.

Virus de la Leucemia felina (FeLV), Es un gammaretrovirus.

Patogénesis: 

Adsorción vírica a la superficie de la célula diana.

Fusión de la envuelta vírica con la pared celular y liberación de la nucleocápside con ARN vírico.

El ARN vírico se transcribe a ADN por acción de la transcriptasa inversa. El ADN vírico es transportado al núcleo celular donde se integra. Se forma así el PROVIRUS.

Durante la mitosis celular, las células hijas heredan el provirus (ADN vírico integrado). Por ello las infecciones por retrovirus son de por vida. 

Producción de nuevas partículas víricas: El ADN integrado, produce ARNm, proteínas de la cápside (gag y pol) y ARN de nuevas partículas. El virión se ensambla bajo la membrana celular donde se encuentran proteínas de la envuelta necesarias para su salida de la célula por gemación. Este proceso no conlleva muerte celular.

Síntomas

En un gato infectado por FeLV se desarrollan diferentes tipos de enfermedad recurrente y/o crónica. Hay un progresivo deterioro de su estado. Los signos clínicos son muy diversos incluyendo fiebre, letargia, pérdida de apetito y de peso. También son comunes los signos respiratorios, de piel e intestinales. Los gatos pueden sufrir varias enfermedades al mismo tiempo. En un 25% de los gatos infectados se produce anemia. El virus puede infectar a la serie roja en la médula ósea causando la reducción de los hematíes o una producción de eritrocitos anormal que no funcionan adecuadamente. En otros casos, se produce la destrucción de los eritrocitos por el propio sistema inmune del gato a causa del virus. Los gatos anémicos presentan signos clínicos como letargia y debilidad.

En el 15% de los gatos infectados se produce cáncer. El más común es el linfoma, que provoca tumores sólidos o leucemia (tumor en las células del torrente sanguíneo). Los tumores sólidos pueden verse en varios sitios incluyendo intestino, riñones, ojos y cámara nasal. En el linfoma multicéntrico el tumor afecta a múltiples nódulos linfáticos y otros órganos.

Tratamiento

El tratamiento debe ir dirigido al mantenimiento de la calidad de vida y el manejo de los efectos de la infección como la inmunosupresión, la anemia o el cáncer.

Unos cuidados de mantenimiento temprano y efectivo junto con el manejo de las infecciones secundarias son esenciales para el gato enfermo que es positivo . Por el fallo del sistema inmune se necesitan tratamientos con antibióticos más largos ya que la respuesta al tratamiento es más lenta y con menos éxito

El control de los síntomas puede necesitar tratamientos inespecíficos como corticoesteroides, esteroides anabolizantes y multivitaminas (las cuales estimulan el apetito). Los tratamientos antivirales usados en personas con VIH (SIDA), como el AZT, no parece beneficiar a los gatos infectados por FeLV. Hay publicaciones anecdóticas sobre el uso del interferón recombinante felino, recientemente registrado, en el tratamiento de la leucemia felina. En este punto, el efecto del medicamento es controvertido hasta que nuevas evidencias científicas estén disponibles, aunque parece que las expectativas son buenas. Algunos gatos con linfoma pueden presentar mejoras transitorias cuando se tratan con fármacos anticancerígenos. Esto implica un cierto número de medicamentos administrados vía oral e inyectables.

Vacunación 

Se recomienda la vacunación contra Herpesvirus y Calicivirus (causantes de la gripe felina) y la panleucopenia en gatos en situación de alto riesgo, como en un hospital veterinario y en concentraciones de gatos (criaderos y protectoras). Se recomienda el tratamiento para pulgas para minimizar el riesgo de transmisión de Mycoplasma haemofelis (parásito sanguíneo que causa anemia). EL tratamiento rutinario frente a parásitos intestinales también es importante.

Hay múltiples vacunas disponibles para FeLV. La finalidad de estas es prevenir que los gatos expuestos al virus lleguen a estar infectados de forma permanente. Todas las vacunas pretenden estimular una respuesta inmune satisfactoria frente al virus de la leucemia felina. Desgraciadamente, ninguna vacuna tiene un 100% de protección efectiva contra la infección. La vacunación se recomienda en situaciones donde los gatos tiene un alto riesgo de exposición al virus. Así se incluyen los gatos con libertad de movimiento al exterior y aquellos en contacto con individuos potencialmente infectados.

Es importante no asumir que un gato vacunado está libre de infección, sobre todo en aquellas situaciones donde es importante conocer el estado de FeLV del gato (por ejemplo al introducir un gato nuevo en un criadero). Es vital que un certificado de vacunación no sustituya a un test de FeLV negativo. La vacunación de los gatos no interfiere con el test del virus en sangre.

Los gatos solos que viven en el interior no deberían tener ningún riesgo de exposición a FeLV. Sin embargo es posible que un gato adulto, aislado de otros gatos, llegue a padecer la enfermedad a partir de una infección producida a lo largo de su vida, incluso desde su infancia. Esto puede explicar el curso prolongado de la infección por FeLV. Si un cachorro es infectado por alguno de sus progenitores antes de la llegada a casa, los signos de la infección pueden desarrollarse meses o años después de haberse producido la infección.

Diagnóstico

Se usan kits diagnósticos para detectar unas proteínas virales (p27) presentes en el torrente sanguíneo de los gatos infectados. A menudo los kits diagnostican la infección por el virus de la inmunodeficiencia felina (FIV) simultáneamente ya que muchos de los signos clínicos de la infección por FIV con similares a los de FeLV. A veces aparecen falsos positivos o negativos, por eso es importante confirmar el test si el resultado obtenido no es el esperado. Esto es especialmente importante en los resultados positivos obtenidos en gatos sanos y en los resultados negativos controvertidos obtenidos en los gatos enfermos con signos compatibles con infección por FeLV.
Para confirmar el test se pueden realizar:

Aislamiento del virus: detectar el virus en plasma sanguíneo

Inmunofluorescencia: este test detecta antígenos virales (proteínas) en leucocitos (células blancas)

PCR: detecta material genético del virus, pero sólo está disponible en algunos laboratorios especializados.

Mientras se está pendiente de confirmar el resultado, el gato debe estar aislado para evitar el posible riesgo de transmisión a otros gatos. Los veterinarios generalmente usan este protocolo para el test:

Si el test de antígeno es negativo en un test clínico, hay una alta probabilidad de que realmente sea negativo.

Si el test de antígeno es positivo con un test clínico en un gato sano, se vuelve a analizar con un test confirmatorio.

Si el test de antígeno del gato es positivo pero negativo en el test de confirmación, se vuelve a analizar al gato a las 12 semanas para confirmar el estado de la infección

Pruebas diagnósticas:

ELISA: Detecta antígeno vírico extracelular libre en plasma (proteína de la cápside vírica p27).

Tiene alta sensibilidad (90%) y alta especificidad. 

+ Un positivo por si solo no tiene por qué indicar viremia persistente. 

IFD (Inmunofluorescencia Directa): Detecta antígeno vírico intracelular p27 en el citoplasma de neutrófilos y plaquetas de sangre y médula ósea.

Los neutrófilos y las plaquetas se liberan infectados a sangre desde la médula ósea invadida por el virus. 

Necesita sangre entera con anticoagulante y refrigerada, o bien se remite frotis de sangre entera.

+ Un positivo indica viremia persistente. 

-Falsos negativos: gato virémico con leucopenia (neutropenia y trombocitopenia) donde sólo un pequeño porcentaje de leucocitos periféricos están infectados.

PCR: Sobre células mononucleares de sangre periférica y médula ósea.

Real time PCR DNA que detecta y cuantifica el número de copias de Provirus (DNA vírico integrado en célula). 

Detecta viremia persistente (ELISA+, RT-PCR+)Y virus latente(ELISA -, RT-PCR +).

Especificidad: muy alta. 

Necesitan un buen laboratorio

Real time PCR ARN: Permite la cuantificación de virus sin necesidad de células. 

Se realiza sobre sangre entera, suero, plasma, saliva, heces. 

Demuestra viremia al detectar ARN vírico pero no detecta latencia ya que estos gatos no producen RNA detectable en plasma, saliva o heces. 

Es de utilidad en colonias para detectar positivos en gatos poco manejables utilizando saliva, ya que es muy sensible. 

Patogenia e interpretación de resultados. 

Se produce Infección oronasal mediante contacto con saliva, heces, leche, orina y secreción nasal. 

Ocurre replicación en tejido linfático local y área orofaríngea.

Gatos inmunocompetentes: gracias al sistema inmune mediado por células el virus se elimina completamente. El virus en ellos nunca se disemina sistémicamente y no se detecta la infección ya que no hay antígeno.

Gato no inmunocompetente: El virus se replica en linfocitos y monocitos y se disemina por todo el organismo: 

VIREMIA PRIMARIA. El gato se encuentra mal, con fiebre y linfadenopatía. El virus se disemina al timo, bazo, nódulos linfáticos y glándulas salivares por lo que es infeccioso. Esta fase dura entre 3 y 16 semanas y en algunas ocasiones hasta un año. 

Viremia primaria ELISA +IFD–RT-PCR +

Tras la viremia primaria:

VIREMICO TRANSITORIO o REGRESOR: El sistema inmune puede eliminar el virus antes de que éste llegue a Médula Ósea. 

Ocurre en el 30-40% de los gatos infectados. 

Desarrollan respuesta inmune eficaz por neutralización con anticuerpos que le protege frente a futuras infecciones pero no tiene una duración de por vida. 

Se deberán vacunar anualmente de leucemia felina para aumentar su inmunidad natural.

Virémico transitorio (pruebas en sangre)

1º ELISA +, RT-PCR +y tras meses del primero se hace el

2º ELISA -, RT-PCR –, IFD –

VIRÉMICO PERSISTENTE (viremia secundaria) El sistema inmune NO puede eliminar el virus, y éste llega a Médula Ósea (ocurre en un 30-40% de los gatos infectados). 

Las células hematopoyéticas producen granulocitos y plaquetas infectadas que circulan por el cuerpo. 

El virus se encuentra integrado en el DNA celular en forma de provirus, por lo que la división celular resulta en células hijas que también contienen virus. Esta es la causa de que se mantengan durante años en el gato tras la invasión de la médula ósea. 

Para eliminar la infección todas las células deberían ser detectadas y eliminadas, pero eso supondría la eliminación de todo el pool hematológico y del sistema inmune. 

La viremia es máxima con niveles altos de virus (1 ml. de saliva con 1 millón de virus). 

Se trata de un 1º ELISA +

 2º ELISA +, IFD+ (en plaquetas y granulocitos con p27 tras afectación de médula ósea).RT-PCR + (sangre y médula)

Tras la invasión de la médula osea:

Desaparece la viremia, pero la médula persiste infectada. 

PORTADOR LATENTE EN MEDULA OSEA: La viremia desaparece, pero no así el virus del organismo, ya que se encuentra integrado en el DNA de algunas células de la médula ósea en forma de PROVIRUS DNA. En estos gatos no se producen copias víricas libres ya que la información del DNA no se transfiere a producción de proteínas víricas. La división de esas células producirá nuevas células con PROVIRUS pero no se producen copias víricas. Ocurre en un porcentaje bajo de gatosy cuanto más tiempo permanece la viremia 2ºmenos probable es que esto suceda. 

ELISA – (No encuentra antígenos de la cápsula) 

IFD–(No puede encontrar antígenos de la cápsula)

RT-PCR –(sangre) RT-PCR + (médula)

No son infecciosos. Pero la Infección latente se puede reactivar ante inmunosupresión y estrés intenso como el producido durante la preñez y durante lactación donde puede aparecer viremia eliminación de virus por saliva y leche. Pero cuanto más tiempo transcurra entre infección latente y posible inmunosupresión o estrés, menos probable será la reactivación ya que se producen errores en el material genético vírico y no es posible producir proteínas víricas viables. 

Se cree que la latencia puede ser un método de eliminación del virus. 

¿Produce sintomatología un virus latente en médula ósea?. 

Puede originar mielosupresión o malignidad hematopoyética debido a que FeLV se puede integrar en lugares del genoma responsables de la regulación correcta de la división celular. Puede que el provirus integrado altere la función celular y contribuya a la patogénesis de la mielosupresión. 

OTROS TIPOS DE LATENCIA: Debido a la realización cada vez más frecuente de RT-PCR, se ha observado que un 10%de las muestras de sangre resultan RT-PCR + pero ELISA -. Son PORTADORES LATENTES y es más frecuente de lo que se creía. La causa está en que un sistema inmune eficaz que consiga eliminar la viremia, no es capaz de eliminar completamente el virus de todas las células del cuerpo. 

GATOS DISCORDANTES: El virus no permanece en médula ósea ni en sangre, sino en otros órganos donde se replica de forma intermitente o permanece latente en vejiga, ojos, tejido mamario. Ocurre en un 5% de los gatos y explica resultados discordantes o alternancia de ELISA positivos y negativos. Puede haber madres que transmitan infección a sus hijos a través de la leche, pero que ellas resulten negativas. 

Pruebas en sangre: 

ELISA + varible (al eliminarse p27 a la circulación de forma intermitente).

PCR-

Pronóstico

El pronóstico para un gato enfermo positivo a FeLV no es bueno; los problemas asociados a la enfermedad son normalmente serios. Para los gatos que son positivos a FeLV pero están sanos en el momento del diagnóstico, el pronóstico es reservado. La mayoría de estos gatos desarrollan un problema grave asociado a la leucemia, sin embargo el tiempo en el que esto ocurre puede ser variable (meses o años). 

FIV

Virus de la Inmunodeficiencia felina (FIV). Es un retrovirus del género Lentivirus, responsable de la aparición de cuadros de SIDA (Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirido) como consecuencia de la muerte de linfocitos TCD4+. En esta fase sobreviene la muerte debido al desarrollo de un síndrome crónico de consunción (pérdida de peso y deterioro físico), enfermedad neurológica, neoplasia y/o infecciones oportunistas sistémicas. 

Existen 5 subtipos genéticamente distintos en todo el mundo: A,B,C,D y E: 

Los subtipos identificados más frecuentemente son el subtipo A y B. En Europa se ha observado mayoritariamente el subtipo A y B. En Estados Unidos, el subtipo A es el predominante excepto en la costa este, que es el B, pero también están presentes los otros subtipos. 

Un mismo gato puede ser infectado por varios subtipos.

Patogénesis

1º Adsorción vírica a la superficie dela célula diana.

2º Fusión de la envuelta vírica con la pared celular y liberación de la nucleocápside con ARN vírico.

3º El ARN vírico se transcribe a ADN por acción de la transcriptasa inversa. El ADN vírico es transportado al núcleo celular donde se integra. Se forma así el PROVIRUS.

4º Durante la mitosis celular, las células hijas heredan el provirus (ADN vírico integrado). Por ello las infecciones por retrovirus son de por vida. 

5º Producción de nuevas partículas víricas: El ADN integrado, produce ARNm, proteínas de la cápside y ARN de nuevas partículas. El virión se ensambla bajo la membrana celular donde se encuentran proteínas de la envuelta necesarias para su salida de la célula por gemación. Este proceso no conlleva muerte celular. 

Fases de la enfermedad

Fase de viremia: En esa fase se produce la replicación del virus en ganglios regionales y una posterior viremia. Aparecen signos inespecíficos de anorexia, letargia, linfadenopatía y leucopenia transitoria.

Fase asintomática o de latencia clínica. En esta fase no hay signos de enfermedad ya que la carga viral se reduce pero la viremia no desaparece. La infección viral progresa durante este periodo sufriendo el sistema inmune una disminución progresiva del cociente T CD4/CD8.

Fase de inmunodeficiencia. En esta fase se produce una disminución severa del cociente de linfocitos T CD4+/ CD8+ y una alteración de su función dando lugar al desarrollo del Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirido (SIDA). Diagnóstico b.

Pruebas diagnósticas

ELISA: Detecta anticuerpos anti-FIV contra tres proteínas estructurales del virus: p15 y p24 (proteínas de la nucleocápside) y gp40 (glicoproteína de la envoltura) en suero, plasma o sangre entera. Tiene alta sensibilidad del 99.3% y alta especificidad99.8%. 

Falsos positivos si:

Detecta anticuerpos vacunales, por lo que no debe utilizarse en el caso de sospechar que un gato esté vacunado frente a FIV (Confirmar con PCR).

Detecta anticuerpos maternales, por lo que en un gato menor de 8meses pueden obtenerse falsos positivos (Repetir tras los 8 meses de vida y confirmar con PCR).

Falsos negativos si…

Hay una carga viral escasa debido a una infección temprana (Confirmar con PCR).

Secuestro de complejos inmunes debido a enfermedad inmunomediada (Confirmar con PCR).

Inmunosupresión severa (Confirmar con PCR).

Western Blot: Detecta anticuerpos anti-FIV para cada proteína individual del virus, al separar éstas mediante electroforesis. Se realiza en suero, plasma o sangre entera. Es el gold-standard para el diagnóstico de la infección de FIV. 

Falsos positivos si:

Detecta anticuerpos vacunales, por lo que no debe utilizarse en el caso de sospechar que un gato esté vacunado frente a FIV (Confirmar con PCR).

Detecta anticuerpos maternales, por lo que en un gato menor de 8 meses pueden obtenerse falsos positivos (Repetir tras los 8 meses de vida y confirmar con PCR).

Falsos negativos si…

Hay una carga viral escasa debido a una infección temprana (Confirmar con PCR).

Secuestro de complejos inmunes debido a enfermedad inmunomediada. (Confirmar con PCR).

Inmunosupresión severa (Confirmar con PCR).

PCR: sobre cualquier tejido. Las diferentes técnicas de PCR disponibles (rt-PCR, RTPCR, PCR anidada, PCR convencional) permiten detectar el subtipo A, pero el resto de subtipos son detectados de forma más variable. 

Falso negativo si…

En el caso de realizarlo en la fase asintomática con una reducida carga viral, puede obtenerse un falso negativo dependiendo de la sensibilidad de la técnica (buscar laboratorios con una elevada calidad y confirmar con Western Blot siempre tras los 8 meses de vida).

Un transporte inadecuado de la muestra puede dar lugar a falsos negativos al degradarse el ac. Nucléico (confirmar con Western Blot siempre traslos 8 meses de vida).

ElPCR no está detectando el subtipo viral (pedir al laboratorio que especifique qué subtipo detecta su PCR y pedir PCR para el resto de subtipos y confirmar con Western Blot siempre tras los 8 meses de vida).

Falso positivo si:

La vacunación de gatos frente a FIV, puede aumentar el número de falsos positivos pero se desconocen las causas ya que la vacuna se supone que no debe provocar replicación vírica.

Contaminación del PCR con pruebas anteriores en laboratorios no cuidadosos (repetir y confirmar con Western Blot).

Tratamiento

Tratamiento FeLV/FIV Hasta el día de hoy no existe un tratamiento curativo para esta enfermedad, sólo se pueden utilizar tratamientos paliativos que aumenten la calidad y esperanza de vida.

Tratamiento precoz, agresivo y más duradero de complicaciones bacterianas, parasitarias…a las que son más susceptibles debido a la inmunosupresión que padecen aunque no sea detectable ya que la respuesta inmune mediada por anticuerpos está afectada en todos los gatos infectados por FeLV.

Tratamiento de linfoma con tratamiento quimioterápico específico. Puede dar supervivencias de hasta dos años en algunos gatos.

Antivirales: 

AZT: Bloquea la transcriptasa inversa. Sólo en infección temprana (en las tres primeras semanas tras infección) se ha observado en estudios experimentales que evita la llegada del virus a médula ósea. En infecciones naturales sin embargo, no se obtienen tan buenos resultados como en el tratamiento de FIV donde consigue reducciones en el título viral en plasma. Mejorar el estado clínico y la calidad de vida, mejorando la esperanza de vida en algunos gatos. Dosis: 5-10 mg/kg cada12 horas oral en ciclos de 6 meses continuado o bien 6 meses alternos (descansos de un mes). Efectos secundarios sobre todo en la dosis mayor: Anemia no regenerativa es un efecto secundario frecuente. Hay que hacer analíticas semanales. Si el Ht llega a un 20% hay que parar el tratamiento. La anemia se recuperará en unas semanas. Si durante las primeras 4 semanas no hay anemia, hacer analíticas una vez al mes. No tratar a gatos con anemia por aplasia medular. Otros efectos como vómitos y anorexia se presentan de forma muy esporádica. 

Otros antivirales inhibidores de la transcriptasa (STAMP, PMEA 9, AMD3100), inhibidores de proteasa, Ac. Valproico y Lamiduvide han mostrado eficacia variable, algunos son tóxicos y muchos de los tienen una disponibilidad limitada en medicina veterinaria. 

Inmunomoduladores.

Interferón omega felino: mejora la sintomatología clínica y aumenta la vida, pero no ayuda a revertir la viremia. El protocolo en cuadros de anemia e Inmunosupresión recomendado por el laboratorio es de: 1 MU/kg/sc durante 5 días. Esperar 14 días y repetir hematología. Si se han recuperado los valores repetir el ciclo 5 días más. Repetir el ciclo en recaídas. No tiene efectos secundarios.

Manejo de gatos FeLV +y FIV +De los gatos que conviven con el positivo

Testar a todos los gatos de casa

Informar del riesgo para los gatos negativos y de que lo mejor para no infectar es aislarlos.

Esterilizar a todos los gatos. 

No introducir a nuevos gatos.

El riesgo para los gatos que ya vivían con un FELV + no es muy alto ya que han sido infectados antes y pueden ser inmunes para una nueva infección. Se estima que el riesgo es de un 10-15% si es FeLV-habiendo vivido con el FeLV+ durante varios meses. De todos modos, la neutralización de virus por anticuerpos no es duradera de por vida, por lo que un gato que inicialmente es inmune, con los años puede llegar a infectarse. 

El virus FIV se transmite básicamente por mordeduras o heridas en peleas, por lo que la probabilidad de transmisión dentro de grupos estables y pacíficos es prácticamente nula. 

Se deberá vacunar anualmente de leucemia felina para aumentar la inmunidad natural y prevenir de que la vacuna no protege al 100%

Controlar bien a otros gatos enfermos para que no contagien al gato infectado por FIV.

Evitar corticoides en gatos negativos que conviven con positivos a FeLV ya que hay riesgo de reactivación de infección latente. 

Del gato infectado:

No debe salir a la calle para no diseminar la infección.

Mantener una buena nutrición y evitar carnes crudas por riesgo de contagio de Toxoplasma.

Mantener programa de vacunación para prevenir infecciones. Se ha comprobado que su sistema inmune no responde tan eficazmente como un gato libre de infección vírica ante la vacunación de rabia.

Desparasitar interna y externamente

Revisiones cada 6 meses para curar cualquier posible patología de forma temprana: hacer analítica de sangre, radiografía, ecografía, analítica de orina. Revisar frecuentemente la boca para evitar infecciones crónicas orales.

Pesar rutinariamente ya que la pérdida de peso es indicativo de enfermedad aunque no se detecte otro signo.

Bibliografía

Clínica Felina Gattos: Leucemia e inmunodeficiencia felinas, claves diagnósticas. (M Palmero, V. Carballés)

GEMFE (AVEPA): Virus de la leucemia felina (FeLV)