Linfoma mediastínico en el gato: a propósito de un caso clínico

Resumen

El linfoma mediastínico es una enfermedad maligna linfoide que involucra el timo, los ganglios linfáticos mediastínicos y esternales1, con o sin infiltración de la médula ósea2. Se describe el caso clínico de un gato, macho, doméstico de pelo corto, de un año y 4 meses de edad, positivo al virus de leucemia felina (FeLV), con linfoma mediastínico y buena respuesta al tratamiento con quimioterapia.

Palabras clave

Linfoma, linfoma maligno, linfosarcoma mediastínico, gato.

El linfoma, linfosarcoma o linfoma maligno es el tumor más comúnmente diagnosticado en gatos, ya que representa el 30% de todas las neoplasias malignas felinas1. En la era previa a la vacunación contra FeLV el linfoma mediastínico que involucra el timo, los ganglios linfáticos mediastínicos y esternales fue una presentación anatómica común. La introducción de la vacunación con FeLV en 1985 ha resultado en una dis- minución de la prevalencia de infección por FeLV en la población felina y, al mismo tiempo, se ha observado una disminución en la proporción de casos de linfoma felino que se presentan con la forma mediastínica. La raza siamesa y sus cruces están predispuestos1. El linfoma mediastínico se presenta más comúnmente en gatos jóvenes, serología positiva al FeLV y en gatos geriátricos con serología negativa al FeLV1,2. La infección por el virus de inmunodeficiencia felina (FIV) aumenta significativamente el riesgo de desarrollar linfoma2.

Los gatos con linfoma mediastínico se presentan con disnea, tos o regurgitación de aparición reciente. Aunque es común en perros, la hipercalcemia paraneoplásica es extremadamente rara en gatos con linfoma. Los signos respiratorios y digestivos superiores son causados por la compresión de los ganglios linfáticos mediastínicos craneales agrandados, y el derrame pleural maligno puede contribuir a la severidad de los signos respiratorios. En el examen físico, las anomalías generalmente se limitan a la cavidad torácica y consisten en una disminución de los sonidos broncovesiculares, el desplazamiento de los sonidos pulmonares normales a la cavidad torácica dorsocaudal, matidez a la percusión de la cavidad torácica ventral y un tórax craneal no compresible como signo sugestivo de una masa mediastínica. El síndrome de Horner unilateral o bilateral también puede ocurrir en gatos con linfoma mediastínico2.

Leer trabajo completo 👉🏼 aquí

Linfoma mediastínico en el gato: a propósito de un caso clínico