Nucleótidos y dermatología

Nucleótidos y dermatología

Desde hace años, se investigan varias aplicaciones de los nucleótidos por vía oral, dada su capacidad de modulación de la respuesta inmune. Una de ellas es en dermatología, ya que se ha observado que una combinación de nucleótidos puede promover la reparación de heridas, así como la proliferación de fibroblastos

Publirreportaje

Los Nucleótidos son nutrientes semi-esenciales, que se caracterizan por ser la unidad estructural de los ácidos nucleicos de las células. Su composición molecular se compone de un azúcar, una base y de uno a tres grupos fosfato. Los Nucleótidos son moléculas con mucha energía acumulada en los enlaces de los grupos fosfato, por lo que son muy utilizadas en todo tipo de células para la transferencia de energía en los procesos metabólicos. Las células poseen enzimas cuya función es precisamente hidrolizar nucleótidos para extraer el potencial energético almacenado en sus enlaces. 

Por tal razón los nucleótidos son la fuente más utilizada de energía en la célula y por ella las células en situación de demandas elevadas de reparación y multiplicación celular se benefician de su administración. 

Los ingredientes de las dietas son generalmente pobres en nucleótidos. Por otro lado, la síntesis endógena es posible, aunque energéticamente es muy costosa. En determinadas situaciones y en determinados tejidos que presentan tasas elevadas de proliferación celular, como el sistema inmunitario o el intestino, cuando aumenta la demanda de nucleótidos y la síntesis endógena de novo es insuficiente, se hace necesaria su suplementación a través de la dieta para poder cubrir las necesidades. 

 

Desde hace años, se investigan varias aplicaciones de los nucleótidos por vía oral, dada su capacidad de modulación de la respuesta inmune. Una de ellas es en dermatología, ya que se ha observado que una combinación de nucleótidos puede promover la reparación de heridas, así como la proliferación de fibroblastos. 

La adición de Nucleótidos a una combinación de Glicosaminoglicanos y EPA mejora significativamente su capacidad de inducir la proliferación de fibroblastos. Esta combinación, como la que se encuentra en Atopivet cápsulas, podría, por lo tanto, tener interesantes aplicaciones clínicas.

La proliferación de fibroblastos es una parte importante del proceso de cicatrización, el cual está implicado en patologías que cursan con alteración de la barrera dérmica, como la dermatitis atópica, o cuando existen lesiones cutáneas o en procesos de reparación de heridas. Los Glicosaminoglicanos como el Ácido Hialurónico y el Dermatán sulfato están involucrados en estos procesos. Su uso terapéutico en determinadas situaciones clínicas podría resultar beneficioso para mantener la homeostasis de la piel. La administración de EPA ha mostrado su eficacia en perros con dermatopatías inflamatorias, como la dermatitis atópica, al modular la producción de eicosanoides, inhibir la activación celular y secreción de citocinas, y contribuir a la corrección de defectos lipídicos epidérmicos. 

En un estudio se determinó la actividad estimuladora sobre la proliferación de fibroblastos dérmicos humanos ejercida por una combinación de EPA, Ácido Hialurónico, y Dermatán sulfato (Combinación 1) comparada con la misma combinación con Nucleótidos (Combinación 2). Con respecto al Control Negativo, únicamente se observó una inducción significativa de la proliferación con la Combinación 2 (media=140,7%, SD=13,19; p=0.0297). La Combinación 1 mostró un incremento no significativo (media=113,4%; SD=6,86; p=0.2797). Al comparar entre grupos, la Combinación 2 resultó ser significativamente mejor que la Combinación 1 logrando un porcentaje de proliferación de HDF significativamente superior (p=0.0263). 

En este estudio in vitro se demuestra como el hecho de añadir Nucleótidos a una combinación de Ácido Hialurónico y EPA resulta en un incremento del efecto inductor de proliferación de fibroblastos dérmicos. En consecuencia, una combinación de EPA, Glicosaminoglicanos y Nucleótidos como la que se encuentra en Atopivet cápsulas, podría resultar útil para su uso en patologías que afecten a la salud dérmica en pequeños animales y también estaría indicada como complemento de terapias enfocadas a restaurar la integridad de la piel mejorando la reparación de heridas. 

Por tanto, la proliferación de fibroblastos y el restablecimiento de la respuesta inmune mejora con la administración de nucleótidos. Los Nucleótidos mejoran el proceso de reparación y curación de heridas in vivo. Nucleoforce® es un concentrado equilibrado de Nucleótidos libres y precursores activos, desarrollado por Bioibérica y que se encuentra presente en Atopivet cápsulas.