¿Producir menos leche y ganar más? ¡Funciona!

  • ¡Vaya, vaya! Que titular más… ¿Inhabitual? ¿Sorprendente? ¿Rompedor? Hasta… ¿Escandaloso, quizás? ¡ES VERDAD!

 

En las últimas décadas, la producción de leche de vaca se ha orientado básicamente de cara a una mayor intensificación en el uso de insumos y productividad animal: más piensos, más semillas de maíz, más agrotóxicos, más medicinas, más litros por vaca y año. Y también más vacas por granja. Y menos granjas. Y menos empleo agrario ligado a las vacas. Este sistema funcionó durante mucho tiempo, por varias razones que no cabe repasar aquí. Pero en los últimos años, la cosa está que arde, y la supervivencia de las granjas está amenazada en no pocos casos. Tan amenazada, que los cierres de granjas se aceleraron vertiginosamente.

¿Qué respuestas les estamos dando, como asesores, a los ganaderos y ganaderas? En mi zona de trabajo, Galicia, son básicamente dos: a) “bueeeeno, habrá que aguantar hasta que vengan tiempos mejores” y b) “hay que vender más litros”. En un contexto de volatilidad de precios, está claro que la solución “a)” es muy eficaz en palabras de las avestruces. Y la solución “b)” es mejor todavía: “como pierdo mucho por cada litro que vendo, voy a hacer más litros”. Oye… en matemáticas, si multiplicamos un número negativo, lo que hacemos es tener un resultado más negativo todavía. Si ahora pierdes un céntimo en litro, haciendo más litros sólo perderás más…

Leer trabajo completo 👉🏼 aquí