¿Qué información es importante para el diagnóstico de la epilepsia felina?

En 2015, el Grupo de trabajo internacional sobre epilepsia veterinaria recomendó la clasificación de convulsiones en perros como convulsiones reactivas (es decir, causas metabólicas o tóxicas); epilepsia secundaria (es decir, una patología intracraneal esprobablemente responsable de la convulsión); y epilepsia idiopática. Con algunas modificaciones, este sistema se puede aplicar a los gatos.

El estudio trata de identificar la asociación entre los factores de riesgo clínicos y el diagnóstico de epilepsia idiopática (EI) o epilepsia estructural (SE) en gatos, utilizando modelos estadísticos para identificar combinaciones de parámetros de la señalización del paciente, la historia y los hallazgos del examen neurológico que podrían sugerir el diagnóstico más probable. Se revisaron los datos de 138 gatos con convulsiones recurrentes, de los cuales 110 fueron válidos para su inclusión en el estudio. La etiología convulsiva se clasificó como IE en 57% y SE en 43% de los gatos. Los análisis de regresión logística binomial demostraron que la raza pura, la edad avanzada al inicio del ataque (particularmente> 7 años), los exámenes neurológicos anormales y la vocalización ictal se asociaron con un diagnóstico de SE en comparación con IE, y que la salivación ictal se asoció en mayor medidad con un diagnóstico de IE que SE.

Los gatos que tienen de 1 a 7 años de edad al inicio de las crisis tienen más probabilidades de ser diagnosticados con epilepsia idiopática en comparación con la epilepsia secundaria. El examen neurológico fue normal en el 79% de los gatos con epilepsia idiopática en comparación con el 48,9% de los gatos con epilepsia secundaria. El tipo de ataque (es decir, focal versus generalizado) no fue predictivo de la clasificación de las convulsiones. Es importante reseñar, que debido a que en el estudio no se incluyeron aninimales en los que las crisis convulsivas se iniciaran por debajo de los 12 meses, los factores predictivos en este estudio no deben aplicarse a gatos menores de 12 meses. Los gatos con ataque convulsivo antes de los 12 meses de edad se diagnostican con mayor frecuencia con epilepsia secundaria.

Los factores secundarios (cambio en la cognición, el movimiento de las extremidades, la vocalización y la salivación) se consideraron predictivos de epilepsia secundaria o idiopática; sin embargo, se debe tener precaución al incluir estos factores en la práctica. Las descripciones de los eventos por parte del propietario pueden ser erróneas y deben interpretarse con cautela.

Clinical reasoning in feline epilepsy: which combination of clinical information is useful?

Stanciu GD, Packer RMA, Pakozdy A, Solcan G, Volk HA.