Quiste intrapericárdico en un perro joven

Introducción

Los quistes pericárdicos son estructuras ovaladas, de pared fina, bien delimitados y de tejido conectivo que contienen líquido en su interior y se originan a partir del pericardio.

Éstos se clasifican en extrapericárdicos e intrapericárdicos e histológicamente son de origen celómico o resultado de hematomas. Algunos están asociados a hernias peritoneo-pericárdico diafragmáticas (PPD), en otros casos se originan a partir del ápex del pericardio parietal, supuestamente por atrapamiento del omento o una porción del ligamento falciforme en el saco pericárdico 1,2.

Presentamos el caso de un cachorro asintomático con un quiste intrapericárdico.

 

Descripción

Remiten una perra, hembra de 3 meses de edad para estudio ecocardiográfico por presencia de cardiomegalia en una evaluación prequirúrgica para resolución de un defecto en la pared abdominal craneal.

En la exploración física presentaba auscultación cardiaca atenuada, más marcada en lado derecho y presencia de un defecto en la pared abdominal craneal. Se realizaron radiografías torácicas donde se vio cardiomegalia derecha, sospecha de hernia y pectus excavatum asociado a una malformación esternal. En el estudio ecocardiográfico se observó una estructura intrapericárdica ovalada con el centro anecoico, una pared lisa e hiperecoica y localizada adyacente pero separada de la pared libre del ventrículo y atrio derechos.

Se realizó un TAC donde se evidenció una hernia PPD asociada a pectus excavatum con disrafismo esternal y un posible quiste intrapericárdico. Posteriormente se realizó una pericardiectomía extrayendo el quiste, el cual contenía en su interior parte del omento atrapado a través de la hernia PPD. Finalmente se resolvió la hernia PPD y el quiste se envió a histopatología. Tras la cirugía la paciente permaneció asintomática y con aumento en la actividad física.

 

Discusión

De los casos reportados en medicina veterinaria únicamente se describen como quiste celómico verdadero uno2, el cual mostraba los mismos defectos congénitos como la hernia PPD, una histología con una celularidad similar y ausencia de sintomatología.

La biopsia mostró áreas tapizadas por células reminiscentes de células mesoteliales que podrían ser consistentes con un origen celómico.

El origen de los quistes celómicos es embriológico, más concretamente de la cavidad celómica, la cual se forma a partir de una de las hojas embrionarias, el mesodermo. A partir de éste se originan pleura, pericardio, peritoneo y esternón entre otras estructuras. En el caso de los quistes celómicos pericárdicos parte de la cavidad celómica queda atrapada entre pericardio y peritoneo conectando ambas y creando un defecto en diafragma. A su vez, en este caso, este defecto viene acompañado por otro fallo en el desarrollo del mesodermo caracterizado por un déficit en la condrificación del esternón que posteriormente se traducirá en un disrafismo esternal3 asociado a una hernia PPD2,3,4. Por esta razón en los quistes puede encontrarse atrapado parte del omento, como en este caso, el cual es el causante de producir hematomas y/o líquido sero-hemorrágico1.

 

Conclusión

El diagnóstico diferencial de cardiomegalia en un perro joven con presencia de defecto abdominal con o sin disrafismo esternal, debería incluir el quiste intrapericárdico.

 

Bibliografía

1. Fox PR, Sisson D, Moïse NS. Textbook of Canine and Feline Cardiology: principles and Clinical Practice. 2nd edition. Philadelphia, Pennsylvania 1999; 684-685.

2. Sisson D, William PT, Reed J, Clarke EA, Howard BG. Intrapericardial Cysts in the Dog. Journal Veterinary Internal Medicine 1993; 7/6: 364-369

3. Foster SJ. A case of sternal dysraphism and two cases of suspected congenital diaphragmatic hernia in the dog. Veterinary Record 1965 Sep; 18:77(38): 1112-4.

4. Le Roux BT. Pericardial Coelomic Cysts. Thorax 1959; 14(1): 27-35.

 

Por Domínguez Amaral M., Serrano Sobrino S., Cervera Castellanos V

Publicado en la revista Centro Veterinario