Tratamiento mediante Catéter Ureteral Doble-J y antibioterapia de la pionefrosis obstructiva complicada

Por Morcillo Martín E, Hernández del Prado D, Blanco Fernández A, Vitón González N, Verdugo Martínez BC, Blázquez Vargas JJ.

 

Introducción

La pionefrosis puede ocurrir como resultado de una obstrucción ureteral, resultando en una infección purulenta del tracto urinario superior ipsilateral, con alto riesgo de sepsis1.

 

Descripción del caso clínico

Golden Retriever, hembra, esterilizada, de 3 años de edad. Historia de tres episodios a lo largo de su vida de pielonefritis recidivante, que cursaron con leucocitosis e incremento moderado de urea y creatinina, que se resolvieron tras el tratamiento. Se presentó en la clínica por un nuevo episodio. En la ecografía abdominal se evidenció una hidronefrosis izquierda de grado III (según la clasificación de la Society of Fetal Urology), con contenido denso en el interior de pelvis renal/uréter. El uréter se encontraba dilatado hasta el tercio distal, sin litiasis, pero con estenosis a este nivel. El riñón contralateral mostraba alteraciones en su arquitectura, pero sin dilatación ni contenido anormal. El cultivo de orina mediante cistocentesis fue negativo. El TAC abdominal reveló arquitectura renal bilateral

compatible con enfermedad renal crónica, pionefrosis izquierda y estenosis fibrótica del uréter izquierdo. Vía cistoscopia, se cateterizó el uréter izquierdo y se ascendió una guía hidrofílica y catéter ureteral hasta pelvis renal, donde se extrajo una muestra de orina para cultivo. A continuación, se colocó un catéter ureteral doble jota (catéter- JJ) de 3,7 Fr en el uréter izquierdo para garantizar un adecuado drenaje de la orina. En el cultivo de pelvis renal seidentificó E. coli y se pautó tratamiento antibiótico según antibiograma durante dos meses. Desde la primera semana del tratamiento, se observó disminución de la fiebre, de la leucocitosis y normalización de urea y creatinina. Los seguimientos ecográficos a las 2 y 4 semanas confirmaron la correcta localización del catéter y drenaje de la orina. En este momento, pendiente de completar el tratamiento antibiótico y llegar a un cultivo negativo, para posteriormente realizar el tratamiento de la estenosis ureteral.

 

Discusión

La pionefrosis obstructiva requiere un tratamiento de urgencia para evitar septicemia. Con frecuencia, la resolución se lleva a cabo mediante nefroureterectomía. No obstante, la conservación de la unidad renal debería ser uno de los objetivos del tratamiento, más en casos donde ambos riñones muestran signos de nefropatía. El desarrollo en los últimos años de las técnicas de endoscopia/radiología intervencionista ofrece una alternativa, que consiste en la descompresión del riñón mediante la disposición de un sistema de drenaje, que puede ser externo (sonda de nefrostomía) o interno (catéter-JJ)2-3. En este caso, se selecciona este último debido a que se relaciona con menor tasa de complicaciones4-5. Además, la cateterización del uréter, permite extraer una muestra de orina para cultivo directamente de la pelvis renal, que fue fundamental para establecer el tratamiento pues el cultivo vesical fue negativo2-3.

 

Conclusiones

La disposición de catéter-JJ ha conseguido una descompresión renal y un adecuado flujo de orina en el tiempo de seguimiento. Los hallazgos hematológicos y ultrasonográficos sugieren resolución de la pionefrosis y control de la infección. Es necesario un tiempo de seguimiento mayor para valorar la conservación de la funcionalidad renal en este caso.

 

Bibliografía

1. Choi J, Yoon J. Primary pyonephrosis in a young dog. J Small Anim Pract 2012;53: 304.

2. Kuntz JA, Berent AC, Weisse CW, Bagley DH. Double pigtail ureteral stenting and renal pel- vic lavage for renal-sparing treatment of obs- tructive pyonephrosis in dogs: 13 cases (2008- 2012). J Am Vet Med Assoc 2015;246:216-25.

3. Berent AC. Interventional Radiology of the Uri- nary Tract. Vet Clin North Am Small Anim Pract 2016;46:567-96.

4. Pavia PR, Berent AC, Weisse CW, Neiman D, Lamb K, Bagley D. Outcome of ureteral stent placement for treatment of benign ureteral obstruction in dogs: 44 cases (2010-2013). J Am Vet Med Assoc 2018;252:721-731.

5. Song Y, Fei X, Song Y. Percutaneous nephros- tomy versus indwelling ureteral stent in the management of gynecological malignancies. Int J Gynecol Cancer 2012;22:697-702.

 

Publicado en la revista Centro Veterinario