Atresia y quiste folicular asociado al conducto auditivo externo en una perra. Caso clínico y resolución quirúrgica

Radiografía ventrodorsal de cabeza en la que se observa una masa de tejido blando en la proyección del CAE derecho y las bullas timpánicas con aspecto normal

Resumen

Se diagnostica a una perra mestiza de 2 años una atresia del canal auditivo externo complicada con un quiste folicular. Tras la exploración, pruebas radiológicas y citología se practica una excisión quirúrgica completa del quiste y el canal vertical, realizando una anastomosis de la porción horizontal del canal auricular a la piel ventral al pabellón auricular. El caso se resolvió con éxito, y 15 meses tras la cirugía la perra seguía manteniendo la zona sin complicaciones ni dolor.

Palabras clave

Atresia, canal auditivo externo, meato auditivo externo, quiste folicular.

 

 

Introducción

El Conducto Auditivo Externo (CAE) surge en el estado embrionario de una invaginación de la primera bolsa farín- gea, caudal al primer arco branquial (fig. 1). Células epiteliales del fondo ciego del meato proliferan y forman una masa sólida (tapón del meato). Este tejido suele permanecer en perros neonatos hasta el día 10 de nacimiento1. Entonces se desarrolla un canal en dicho tapón, extendiéndose desde la futura abertura del CAE hasta la cara externa de la membrana timpánica, para formar el conducto auditivo. Las glándulas responsables de la producción de cerumen comienzan a desarrollarse hacia la mitad de la gestación en asociación con folículos pilosos en la parte más externa del canal. Estas glándulas no alcanzarán plena capacidad funcional hasta la pubertad2. La atresia procedería o bien de un fallo en el desarrollo del conducto del ectodermo o bien de una apertura parcial del canal tras el nacimiento.

Las malformaciones congénitas del CAE en mamíferos domésticos han sido escasamente descritas y son patologías poco comunes3-9. Los quistes dérmicos son formaciones no neoplásicas saculares que constan de una cápsula epidérmica que alberga material heterogéneo. En la especie canina son comunes y la mayoría de origen folicular (quistes foliculares), no parece haber predisposición por edad o sexo, aunque sí racial (Bóxer, Doberman, Shih Tzu, Schnauzer Miniatura) y la aparición en el oído no es frecuente10,11.

Leer trabajo completo 👉🏼 aquí

Atresia y quiste folicular asociado al conducto auditivo externo en una perra. Caso clínico y resolución quirúrgica