Colvema muestra su indignación ante la aprobación del nuevo grado de veterinaria de la Universidad Europea de Madrid, a pesar de los informes y gestiones realizadas

  • Se ha publicado en el BOE el Plan de Estudios del nuevo Grado de Veterinaria de la Universidad Europea de Madrid, que será la tercera Facultad de Veterinaria en la Comunidad de Madrid a pesar de que este Colegio, junto a otra instituciones, mostró en su día su rechazo ante las autoridades académicas de la Comunidad de Madrid, respecto al proyecto de la Universidad Europea de Madrid de abrir una nueva Facultad de Veterinaria, que supondría un ‘absoluto disparate y un sinsentido’ con gravísimas consecuencias para la profesión en su conjunto.

 

El pasado viernes, 19 de febrero, se ha publicado en el BOE el Plan de Estudios del nuevo Grado de Veterinaria de la Universidad Europea de Madrid,  que será la tercera Facultad de Veterinaria en la Comunidad de Madrid y el número 14 en España.

Este Colegio mostró en su día su rechazo ante las autoridades académicas de la Comunidad de Madrid, respecto al proyecto de la Universidad Europea de Madrid de abrir una nueva Facultad de Veterinaria, que supondría un “absoluto disparate y un sinsentido” con gravísimas consecuencias para la profesión en su conjunto.

Mantuvimos en su momento diversas reuniones con el Consejero de Educación de la Comunidad de Madrid,  de la mano del Decano de la Facultad de Veterinaria de la Complutense,  exponiendo datos y argumentos de los efectos negativos para la profesión y la sociedad que tendría la apertura de una nueva Facultad de Veterinaria en Madrid y en España.

Hicimos públicos y compartimos informes y comunicados, en contra de nuevas aperturas de facultades de veterinaria,  elaborados por parte de la Conferencia de Decanos y Decanas de Facultades de Veterinaria de España y de la propia Asociación Europea de Facultades de Veterinaria, que suscribimos en su totalidad.

Las consecuencias de la apertura de esta nueva Facultad, no harán sino agravar todavía más, y especialmente en Madrid, el alto desequilibrio existente entre el exceso de oferta respecto a la demanda de empleo de veterinarios.  Aumentará la actual situación de precarización laboral cuyos niveles son alarmantes y limitará el desarrollo profesional integral, que se agravaría aún más en el caso de focalizar la formación hacia el sector clínico de animales de compañía, hecho que confiamos no se produzca.

Desde el punto de visto académico, la creación de una nueva facultad  exige elevadas inversiones y puede conllevar una gran dificultad para cumplir con los exigentes estándares de calidad en la formación, demandados por la Unión Europea.

Lamentablemente, los argumentos que trasladamos en su día, junto con la Conferencia de Decanos y Decanas y las Asociaciones Europeas del sector y el Consejo General de Veterinarios de España, a las autoridades de la Comunidad de Madrid y del Estado, responsables de adoptar la decisión de autorizar esta apertura, continúan estando vigentes.

Puesto que esta nueva Facultad ya es un hechoexigimos a los responsables de la Universidad Europea de Madrid que no escatimen esfuerzos y recursos, para que la calidad y la experiencia de los docentes, así como de su Hospital Veterinario, estén a la altura de lo que demanda la profesión y la sociedad.