Eficiencia alimentaria en porcino: factores nutricionales

Introducción

En este tercer artículo sobre la eficiencia alimenticia voy a centrarme en la influencia de los factores nutricionales para optimizar el índice de conversión.

Entendemos el Índice de Conversión (IC) como los kilos de pienso necesarios para reponer un kilo de peso vivo, y la Eficiencia Alimentaria (EA) como la ganancia de una unidad de peso en base a los kilos de pienso necesarios para la misma. También manejamos otro término que es el consumo residual de pienso, que equivale al diferencial entre el consumo de pienso observado y el esperado.

Considerando que en nuestro país el coste de la alimentación en granjas de poRcino supuso en 2012 una media del 72 % en cerdos blancos sobre el coste total de producción; este parámetro tiene un valor económico esencial.

Debemos añadir que el IC más significativo a nivel de coste imputado deriva del IC global incluyendo no solo el obtenido en la fase de lechones y engorde, sino el que incluye el consumo total de pienso de las reproductoras. De esta forma, y considerando que el consumo de pienso de reproductoras al año (renuevo, gestantes, lactantes y verracos) se mueve en unos márgenes bastante homogéneos, podemos comprobar como el IC global de nuestro efectivo estará muy influenciado por la producción total de kilos por cerda reproductora y año – directamente correlacionado con la productividad numérica de las cerdas y la sanidad en las fases de lechones y engorde.

El elevado coste de los piensos obliga a redoblar los esfuerzo frente a la necesidad de mejorar la eficiencia alimenticia de nuestros cerdos. El incremento de los pre- cios de los piensos desde finales de 2007 ha sido aproximadamente de un 45 %, lo que imputa un mayor coste de producción (en USA la alimentación suponía un 62 y un 69 % del coste de producción entre marzo de 2009 y agosto de 2011).

El índice de conversión como tal puede llevarnos a error en muchas ocasiones, ya que es preciso estandarizar correctamente el mismo, teniendo en cuenta el peso inicial y final de los cerdos, la ganancia media diaria, la mortalidad, el incremento de peso y los niveles de nutrientes del pienso (sobre todo energía y aminoácidos). También es muy importante que en cada caso, y en siste- mas de producción múltiples, tengamos en cuenta el factor flujo de animales y origen de los mismos en cada unidad de lechones y engorde a la hora de analizar con rigor dicho índice de producción. En condiciones comerciales tenemos un elevada desviación estándar, derivada de los múltiples factores que influyen en el índice de conversión, por lo que debemos conocer no solo la media de nuestro sistema productivo, sino también dicha desviación estándar.

Hay muchas ecuaciones que fijan el índice de conversión estandarizado, y me permito adjuntar una que considero precisa:

Índice conversión ajustado =
índice conversión observado +
(50 – peso de entrada) x 0,005 + (250 – peso vivo a sacrificio) x 0,005

El índice de conversión lo podemos obtener bien en base a peso vivo del cerdo o bien a kilos canal, dependiendo de las condiciones en las que cobremos los cerdos, pudiendo así conocer con más precisión nuestro coste final de producción en base al precio de venta final ingresado.

Leer trabajo completo 👉🏼 aquí

Eficiencia alimentaria en porcino: factores nutricionales