La importancia del calostro en perros y gatos

La supervivencia de perros y gatos durante las primeras semanas de vida es particularmente dependiente del calostro; una secreción específica de la glándula mamaria producida durante los primeros 2 días postparto. El calostro es una fuente de nutrientes e inmunoglobulinas y también contribuye a la maduración del tracto digestivo.

El calostro se diferencia de la leche principalmente por su concentración en inmunoglobulinas G: 20-30 g/l en el calostro de perro, 40-50 g/l en los gatos vs <1 g/l en la leche. La concentración de IgG disminuye rápidamente después del parto (-50% en 24 h). Como los perritos y gatitos son casi agammaglobulinémicos al nacer, la transferencia de IgG desde su tracto digestivo a su torrente sanguíneo es crucial para su supervivencia, y esta termina entre 12-16 horas después del nacimiento.

La calidad inmunológica del calostro es muy variable entre las perras, sin tener relación con el nivel de IgG de la sangre materna, la edad de la perra, el tamaño de la raza o el tamaño de la camada. Además de la protección inmunológica sistémica, el calostro también desempeña un papel importante para la protección local del tracto digestivo, debido a que en su composición hay IgA, lisozima, lactoferrina, glóbulos blancos y diversas citoquinas.

La concentración energética del calostro canino y felino no es superior a la de la leche. Depende de la concentración de grasa del calostro y se ve afectada por el tamaño de la raza (mayor en razas <10 kg de peso corporal adulto).

La lactancia temprana y suficiente del calostro es, por tanto, el primer cuidado que se debe proporcionar a los recién nacidos para su posterior salud y supervivencia.

Canine and feline colostrum. 

Chastant-Maillard S, Aggouni C, Albaret A, Fournier A, Mila H.