Dermatitis alérgica por picadura de pulga (DAPP)

Dermatitis alérgica por picadura de pulga (DAPP)

La dermatitis alérgica por picadura de pulga es una patología de la piel producida por antígenos de la saliva que deposita la pulga al alimentarse. La alergia a pulgas puede afectar a perros y gatos. La respuesta alérgica es, a menudo, de por vida.

Las enfermedades producidas por parásitos causan problemas en los animales de compañía y representan un peligro para la salud humana ya que muchas son transmisibles al hombre. El control de los parásitos es indispensable tanto para la salud de los animales como para la salud de las personas que conviven con ellos.

La dermatitis alérgica por picadura de pulga es una patología de la piel producida por antígenos de la saliva que deposita la pulga al alimentarse. La alergia a pulgas puede afectar a perros y gatos. La respuesta alérgica es, a menudo, de por vida. Solo requiere un mordisco de pulga cada 10-14 días. 

Una vez que el animal se ha sensibilizado a un alérgeno, ante una nueva exposición volverá a desencadenarse la reacción. Es posible evitar el contacto con el alérgeno con un buen plan antiparasitario frente a las pulgas.

No hay predisposición de raza, sexo o edad. En general aparece en pacientes mayores de seis meses (esto es común a todas las alergias). En pacientes que no han estado expuestos nunca a las pulgas puede aparecer alergia a una edad tardía.

Signos clínicos

El prurito intenso es el principal síntoma. El prurito, el rascado y la inflamación de la piel favorecen las infecciones secundarias que complican el proceso. En perros es frecuente la pérdida de pelo por el lamido y el rascado constante , y otras lesiones como pápulas, costras, alopecia post traumática, excoriaciones y dermatitis húmeda, hiperpigmentación y liquenificación. Los gatos con frecuencia presentan una dermatitis miliar prurítica, alopecia autotraumática, y lesiones del complejo granuloma eosinofílico (placa eosinofílica, granuloma eosinofílico, úlcera indolente).

Diagnóstico

La DAPP puede presentarse concurrentemente con otras enfermedades pruríticas de la piel: dermatitis atópica, alergia alimentaria, sarna o alergia de contacto y la historia clínica, el tipo de prurito y el patrón de distribución de las lesiones pueden ayudarnos para realizar un diagnóstico. 

La observación de pulgas o sus heces, la respuesta terapéutica al control de pulgas y la presencia de Dipylidium caninum en las heces pueden contribuir a la confirmación del diagnóstico.

Tratamiento y control

La alergia no se cura, se trata de evitar el contacto con el alérgeno. La clave es el control de las pulgas:

Sobre el animal

El plan terapéutico se basa en la aplicación de un tratamiento efectivo frente a pulgas que debe mantenerse en el tiempo. En la actualidad hay numerosos productos eficaces y seguros a nuestra disposición, productos tópicos ovolarvicidas y adulticidas o productos sistémicos. 

Los animales atópicos están predispuestos a desarrollar alergia a pulgas si están en contacto con ellas por eso debemos extremar las medidas de protección en estos casos.

Sobre el ambiente

El control del medio ambiente lo haremos con productos insecticidas y reguladores del crecimiento de insectos. En el interior de nuestros domicilios, debemos pasar la aspiradora a fondo sobre todas las superficies, suelo e incluso muebles y después desechar la bolsa de la aspiradora. Asimismo es conveniente lavar la ropa de cama, alfombras, etc. En el exterior debemos tratar las zonas húmedas y sombreadas, las casetas de perros, los garajes, o las áreas con vegetación. 

Pulgas (Ctenocephalides spp)

Las pulgas son insectos sin alas, aplanados lateralmente, chupadores de sangre en su fase adulta y que parasitan aves y mamíferos. Son bastante frecuentes en perros y gatos y son poco específicos en cuanto al hospedador que parasitan por lo que pueden picar a las personas. La especies más frecuentes que se encuentran como parásitos del perro y gato en Europa son Ctenocephalides canis y Ctenocephalides felis. Esta última es la pulga más común en perros y gatos en los Estados Unidos. Puede parasitar a los seres humanos, zarigüeyas, mapaches, hurones, zorros, coyotes y mofetas. Las pulgas son el hospedador intermediario de Dypilidium caninun, la tenia del perro, gusano platelminto parásito de los cánidos y los félidos en general, así como de los demás animales que hospedan pulgas.

Los huevos y las formas inmaduras se encuentran en el medio ambiente cerca del animal en el que se alojan los adultos, en el suelo, cuna, cama, alfombras, sillones, etc. Se alimentan de materia orgánica del medio, descamaciones de la piel, etc. Se encuentran preferentemente en lugares con poca luz. La supervivencia de los estadios intermedios de pulga en el medio externo depende de las condiciones climáticas siendo imprescindible para el desarrollo de las larvas una humedad relativa elevada. En el medio ambiente interior pueden multiplicarse gracias a las calefacciones de los edificios, a partir de la primavera también pueden multiplicarse en el exterior. Las mejores condiciones para su desarrollo incluyen humedad, una temperatura templada y no exponerse a la luz solar directa. La confirmación de la presencia de pulgas se realiza, generalmente, cuando las vemos. También se sospecha su presencia porque se visualizan heces de pulga, aparecen como restos negros o marrones en la base del pelo, aunque no las veamos, no quiere decir que no estén.