Una granja de visones de Carral (La Coruña) registra un foco positivo por SARS-CoV-2

Un foco positivo por SARS-CoV-2 ha sido detectado en una granja de visones americanos de Carral (A Coruña) por lo que la explotación permanece inmovilizada y sometida a vigilancia y control por los servicios veterinarios de la Consellería do Medio Rural.

De ello ha informado el departamento autonómico en un comunicado en el que explica que ya ha comunicado este miércoles la situación al Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA).

En aplicación de los vigentes protocolos de vigilancia de esta enfermedad en las granjas de visón americano, tras los análisis realizados se confirmó la existencia de circulación viral SARS-CoV-2 en esta granja en cinco muestra. Además, la encuesta epiodemiológica realizada en la granja no muestra ninguna sintomatología en los animales.

La Consellería do Medio Rural ha señalado que la detección de este foco se produce en el marco de los controles de vigilancia que se realizan en el marco del Programa de prevención, vigilancia y control de SARS-CoV-2 en granjas de visones americanos en España, elaborado por los Ministerios de Agricultura y de Sanidad, y en el que colaboró activamente Galicia.

En aplicación de dicho programa, esta granja estaba siendo sometida a la toma de muestras rutinarias de animales con periodicidad quincenal, obteniendo hasta ahora resultados negativos.

De este modo, tras la detección del foco positivo, la explotación ha sido inmovilizada por los servicios veterinarios de la Consellería y sometida a pruebas sanitaria que resultaron positivas a SARS-
CoV-2 en cinco de los animales muestreados.

Las cepas virales detectadas serán sometidas a los oportunos estudios epidemiológicos para tratar de determinar el origen de la infección, aunque todo apunto, como en casos precedentes, a un origen humano.

La Xunta ha recordado que en toda Galicia actualmente existe un total de 25 granjas activas de visón americano, con un censo total de 71.479 reproductoras. Desde las primeras informaciones recibidas procedentes de los Países Bajos en abril de 2020, en relación con explotaciones de visones infectadas con SARS-CoV-2, la Administración autonómica ha destacado que mantuvo un contacto permanente con el sector peletero.

En las comunicaciones, la Xunta incidió en el incremento de las medidas de bioseguridad en las explotaciones y, fundamentalmente, en lo relativo a evitar la transmisión del virus través de personas infectadas, dado que es esta la principal vía documentada de contagio para estas granjas.

 

ANIMALISTAS PIDEN EL CIERRE DE LAS GRANJAS

Tras conocerse el que supone el tercer foco de SARS-CoV-2 detectado en granjas de visones en Galicia, la Fundación Franz Weber y Tu Abrigo Su Vida han reclamado la clausura inmediata de las instalaciones con visones americanos.

“La peligrosidad pandémica de las granjas de visón americano ubicadas en Galicia, ahora 25 operativas con decenas de miles de mustélidos hacinados, ha quedado patente después de que la Consellería de Medio Rural notificara un nuevo brote en una instalación de Carral, el tercero en lo que va de 2021, tras Santiago y A Baña”, señalan los animalistas.

En este sentido, asegura que las alertas sobre el alto riesgo de transmisibilidad de la covid-19 de humanos a visones y viceversa de organismos europeos como el Centro Europeo para la Prevención y Control de Enfermedades, (ECDC), la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) o la Universidad de Copenhague, han motivado el cierre de cientos de granjas de visones a lo largo de Europa.

Así, recuerda que se han documentado brotes en más de 400 explotaciones de visones en 12 países, 10 de ellos europeos. “Este contexto de peligro por el coronavirus ha motivado a la Fundación Franz Weber y la ONG Tu Abrigo Su Vida a reclamar el cierre inmediato e incondicional de las granjas gallegas, alertando que los sistemas preventivos no parecen estar funcionando”, señalan.

Además, sostienen que la concentración de granjas en municipios como Carral (4) y Abegondo (6) es “una llamada de atención” que la Xunta de Galicia debería escuchar.